“Lunes Santo en Ayamonte. Mentalidad Importante” Rafael Pérez Castillo

Y vamos pasando las hojas de ese “programa” imaginario, pero que verdaderamente se hace en todas las Semanas Santas, para ayudarnos a situarnos en los lugares y a las horas más o menos exactas, según que programas, porque en esto es como en todo, hay algunos programas que están mal calculados los horarios…

Pero apostaría que si nuestro entrañable amigo y escritor Rafael Pérez Castillo, tuviera que hacer un programa de cofradías, lo haría con toda precisión y lujos de detalles que, es a lo que nos tiene acostumbrados, cada vez que ha dado un pregón o exaltación ya haya sido de: Romería, Gloria o Pasión, ha logrado transmitir y llegar al corazón de la audiencia más exigente.

Para muestra sobra un botón, mejor dicho este cuarto artículo que, como cada semana nada más que hay que leer, estas entregas tan maravillosas, para conocer, saber y me atrevería a decir y aprender de cómo hay que vivir la Semana Santa en Ayamonte, de la mano de nuestro buen amigo Rafael.

Hoy nos va hablar de el Lunes Santo, ayamontino, es decir de la Hermandad de Ntro. Padre Jesús Cautivo, Stmo. Cristo de la Buena Muerte y María Santísima del Rosario que, salen del Templo de las Mercedes. Según Rafael, “Mentalidad Importante”, si lo leen, comprenderán posiblemente el porque.

LUNES SANTO,
MENTALIDAD IMPORTANTE

Todos los teoremas del Amor tienen, a partir del Domingo de Ramos, sus enunciados escritos por entre las calles de Ayamonte. La primera pincelada del Diario de  la Pasión del Redentor se cerró anoche con la firma cansada de muchas “promesas”. Pueden pensar más, porque las hubo.

El Lunes Santo dibuja una página de esas que luego son perfectas para los archivos de siempre, los que visten de añejo al papel de la Historia respetando escrupulosamente todos los contenidos.

Cuando finalizaba el año 1971, un movimiento de jóvenes cofrades inquietos y vivos en la fe de Ayamonte gestan la idea de fundar una nueva Cofradía. El Lunes Santo estaba disponible en cuanto a desfiles y la Hermandad del Santo Entierro de la Parroquia de las Angustias estaba dispuesta a ceder, bajo un control de amistad y respeto cofradiero, al Cristo de la Buena Muerte que, con sede en el Templo de las Mercedes,  había sido imagen que procesionara junto al Santo Entierro.

Aquella idea y aquel gesto hicieron un maridaje de perfección inigualable, y de ahí brota, para esplendor de la Semana Santa ayamontina y para gloria de nuestras creencias y su forma de practicarlas, la Real Hermandad de Jesús Cautivo, Cristo de la Buena Muerte y María Santísima del Rosario.

Su nacimiento y su crecer fueron veloces. En 1972, llega la Virgen del Rosario, obra del escultor ayamontino Antonio León Ortega y en 1973, y también del mismo autor, la Hermandad se completa con la imagen de Jesús Cautivo. Estas dos imágenes se unen al Cristo de la Buena Muerte cuyo autor no es conocido, aunque se le asocia a una prestigiosa escuela andaluza y se le enmarca en el siglo XVI.

Y empieza el caminar sabio y de mentalidad importante. Esta joven Hermandad es un revulsivo inquieto que mueve el poso de tradición, fe y cultura que se adormece en el tejido semanasantero de Ayamonte, y pone en movimiento un nuevo sentir cofrade que afecta a todo el engranaje de las Hermandades y Cofradías. En ella tienen su origen las Casas de Hermandades y, con objetivos absolutamente de servicio social, comienza a construir su pirámide de obras y acciones que tocan todos los planos y llegan a todas las necesidades.

Una obra de apostolado – hasta hoy ininterrumpida – se deja sentir en los más pobres y necesitados. Son muchas las familias que precisan de un apoyo alimentario, de cuidado y, sobre todo, de cariño. Todo esto lo ofrece esta joven Hermandad, dando así sentido, a su razón de funcionamiento y existencia. La Casa de Hermandad, se ha de abrir al ayamontino como sede, como museo, como oficina, pero sobre todo se abre como Guardería Infantil que viene a solucionar el grave problema de atención a la familia trabajadora y que pone en activo un puesto de trabajo. Han pasado bastantes años hasta que, desde otras instancias, se ha empezado a actuar sobre estas necesidades.

Entre tanto se han jugado importantes bazas, como consecuencia de una gran organización y reparto de atribuciones: la fundación de la Agrupación Musical “Cristo de la Buena Muerte” es su más significativo exponente de dedicación y entrega y, a su sombra, como vivero para una juventud con tiempo vacío, la Banda Infantil  “Jesús Cautivo”.

Escribir sobre la vocación cofrade de estas personas que han sido capaces de convertirse en empresarios de la fe y la caridad, sería cuestión de un tratado, razón por la que se deja así enumerado un esbozo de sus líneas maestras, abriendo de esta forma las puertas a quienes quieran profundizar en el tema, y pasamos a lo que es la Cofradía en la calle, y a una breve foto de sus tres magníficos pasos.

El Lunes Santo tiene el aroma salobre de la retama en flor. La primavera viene empujando y todo el sol es para la Pasión y Muerte del Redentor. Ahí está ese Cautivo que, por dificultades ofrecidas por la puerta del Templo, es obligado a efectuar maniatado una ascensión anticipada, con lo cual, los ojos de quienes esperan expectantes, se llenan de Cristo subiendo desde debajo de las trabajaderas de su paso. Igualmente al Cristo de la Buena Muerte se tumba sobre el césped de claveles en actitud de divino cadáver que quiere anunciar su próximo entierro, para cobrar verticalidad en el marco fervoroso de la calle Jovellanos.

Ya un día, tan arriesgada maniobra produjo un accidente que originó la suspensión de la salida, cuando la mandíbula del señor tropezó con el marco de la puerta y se desprendió su cara. Y también María del Rosario pliega su palio de oro en mallas y, con toda la cera apagada, sale andando entre sus costaleros. Y, en la puerta, dará la impresión de que se le está construyendo el palio, y de que las velas necesitaban de la brisa del río para arder.

Tiene esta Hermandad datos muy altos de la participación de “hermanos” en el desfile.  Las dos hileras de penitentes sin capa, que llevan túnica negra, antifaz blanco y ancho cinturón de esparto, siguen siendo muy largas y en ediciones pasadas fueron un auténtico récord.

La hora de este lunes es lejana aún para la Hermandad, pero los “hermanos” se juntan en comunión y, en una Eucaristía que se mete sola dentro del cuerpo, que se rompe en capítulos de episodios íntimos, el cofrade y Dios se funden en un abrazo. ¡Ahora, vamos a la calle!

El día se sobrepondrá al drama de la Cruz y brillará con un contento inexplicable tras su despedida en el crepúsculo de la tarde. Pasará la Cofradía por su Casa de Hermandad y por la Plaza que se llama “del Rosario”, en honor a su Virgen, a las puertas de la Casa de la Cultura – Casa Grande de Ayamonte – y llegará a su Templo. Antes, en un tramo último de, no sé cuantos muy pocos metros, desde donde empieza la calle Felipe Hidalgo ofreciendo una angostura de las de decir “por aquí no cabe”, y donde los penitentes miran al revés, y el pueblo camina apretado y de espaldas, se vive una de las estampas con más colorido de la Semana Santa de Ayamonte.

Si vas a Ayamonte y no ves al Cautivo, al Cristo de la Buena Muerte y a la Virgen del Rosario, en su subida por “Felipe Hidalgo”, no sabrás que es dolerte con Jesús y su Madre en el camino de esta noche, y no me vengas diciendo que has visto Semana Santa en Ayamonte.

Mercedario Convento, Templo de las Mercedes. Ya no existe su viejo suelo de madera. Gracias al Cristo de la Buena Muerte, que puso a sus penitentes un cirio de empuje en las manos y, en la vocación cofradiera, les dio trabajo.

Rafael Pérez Castillo(230309)
Que más podemos esperar queridos amigos del Lunes Santo en Ayamonte, después de leer estas cosas tan hermosas que nos deberían de servir de ejemplo para todas las personas que pertenecemos a las hermandades y cofradías: practicar primero la caridad humana, después quedarán el ser: costalero, acolito, músico, capataz, etc…Pero primero la CARIDAD – en mayúsculas-.

En honor a la verdad tenemos que decir públicamente que son cientos de miles y miles de personas quienes solemos leer estos artículos tan maravillosos y he de decirlo públicamente que nos llegan felicitaciones, por la modesta parte que a mi me corresponde gracias y felicitar a nuestro entrañable amigo Rafael Pérez Castillo por: su valiosa colaboración, por sus libros, por sus pregones y no sería justo, si no comentara también de forma muy discreta, por las “benditas ramas que al tronco salen”, el sabe por quien lo digo.  Enhorabuena amigo Rafael.
Y nada más amigos que ya estamos en capilla, “Ya huele a Semana Santa”
Feliz Semana Grande a todos y Feliz Pascua de Resurrección. Seguiremos informando.
Ángel León/DonaldPress.

“Los ojos dicen las verdades que las palabras esconden”…dedicado a TI.

Fuente: lapasion.org

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.