Dimite José Antonio Gómez Capilla como hermano mayor de los Escolapios

Con fecha del pasado 25 de mayo fue presentada al Arzobispado la dimisión de José Antonio Gómez Capilla como hermano mayor de la cofradía del Santísimo Cristo de la Expiración (Escolapios). Los motivos mostrados en la carta de dimisión han sido “profesionales”, según indica a esta redacción el hermano mayor Gómez Capilla, catedrático de la Facultad de Medicina de la Universidad de Granada. En la misiva expone que, según los Estatutos de la hermandad, comunica la Arzobispado su renuncia al cargo con varios meses de anterioridad de manera que será efectiva el 30 de septiembre próximo. Si el arzobispo no manifiesta nada en contrario en el plazo de un mes se abrirá el proceso natural estatutario de manera que el primero de octubre se hará cargo de la hermandad el vicehermano mayor, Manuel Gutiérrez, para afrontar la convocatoria electoral que podría tener lugar hacia mediados de noviembre próximo.

Esta situación se veía venir, dadas las responsabilidades del hermano mayor. Además, esta redacción ha podido conocer que desde hace varios meses la situación se ha hecho bastante compleja en la cofradía del Paseo de los Basilios. Algunas salidas de tono y hechos de falta de consideración y respeto entre algunos cofrades han llevado al desánimo del hermano mayor. Es conocido a nivel general que es una hermandad complicada de dirigir, al parecer,  pues no olvidemos que en los últimos años pasó por el gobierno de una comisión gestora y dos hermanos mayores, Fernando García y José A. Gómez Capilla, no han cubierto completos sus cuatro años de legislatura, en los últimos diez años.

OPINION:

Algunas dimisiones en el seno de la junta, discrepancias entre integrantes del cabildo de oficiales, cambios en las directrices de las cuadrillas y numerosas situaciones más habrían llevado al abandono del actual hermano mayor y provocar la convocatoria de elecciones a tan solo dos años de su cese natural. Esta redacción ha podido conocer que la junta de gobierno se ha ido viendo mermada de hermanos y múltiples también los enfrentamientos que Gómez Capilla ha tratado de suavizar y solventar de variadas maneras, pero finalmente no ha podido con estas circunstancias que, al parecer, están por encima de la convivencia como hermanos. Así las cosas, se abrirá un período electoral para que otro equipo se pueda hacer cargo de la cofradía y trate de resolver situaciones personales que pueden más que la convivencia en hermandad.

Y es una lástima porque es demostrado que los intentos de Gómez Capilla han sido múltiples para poder poner de acuerdo a ciertos “hermanos” que mantienen enemistad y enfrentamiento por motivos ajenos a la corporación. Pero lo cierto es que el “si no estoy yo no está nadie” ha funcionado bastante bien en esta cofradía que debe cerrar ya definitivamente sus heridas de antiguo y afrontar una renovación total para normalizarla. Gómez Capilla parecía un buen candidato a conseguirlo pero finalmente el aburrimiento y la imposibilidad de afrontar la situación han terminado por infundir desánimo en el hermano mayor y conseguir lo que algunos se proponen: la constante premisa del “o conmigo o contra mí”. Muchas veces nuestra propia mediocridad nos impide ver el frondoso bosque que se abre detrás de una cruz de guía permitiéndonos tan sólo disfrutar de un páramo yermo cuajado tan solo de rencillas personales, empecinamiento y vehemencia dialéctica que a nada conduce.

Fuente: Granadacofrade

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.