La plataforma ciudadana “Restauración de Santa Catalina” organiza una concentración para revindicar las obras en el templo

El próximo 3 de junio se cumplirán ocho años del cierre de Santa Catalina. En estos casi 2.900 días sólo se han reparado sus cubiertas, pensando que con eso se garantizaba la seguridad estructural del templo. Nada más alejado de la realidad, pues estas reparaciones se terminaron en diciembre de 2010 y, desde entonces hasta ahora, se han detectado unos hundimientos de sus pilares de entre 6 y 8 centímetros, lo que provoca un evidente riesgo de desplome de la fábrica.

Ya no se trata de un problema de competencias o de responsabilidad moral entre las distintas administraciones públicas y la Iglesia como propietaria. Ni de preguntarnos quién se debe hacer cargo de su recuperación, pues estas disputas han sido las responsables de que esta situación se haya alargado hasta los ocho años. Ahora el problema es real y mucho más urgente: el templo se hunde cada día más y si no se toma una solución rápida, corremos el riesgo de quedarnos sin uno de los templos más importantes, histórica y artísticamente, de la ciudad, por su conjunción en una misma fábrica del gótico, el mudéjar y unos de los mejores ejemplos del barroco andaluz.

Para pedir que esto se acabe de una vez por todas y sus responsables tomen medidas urgentes, la plataforma ciudadana en Facebook, RESTAURACIÓN DE LA IGLESIA DE SANTA CATALINA DE SEVILLA, convoca a todos los ciudadanos comprometidos con el patrimonio y la cultura de nuestra ciudad a una concentración pacífica y reivindicativa, el próximo 18 de mayo a las 20 horas delante de la fachada principal del templo.

Utilizarán Santa Catalina, como un gran muro de las Lamentaciones de Sevilla donde dejarán constancia escrita de la queja o lamento de esta “LAMENTABLE” situación, que soportamos ya durante ocho largos años.

Para ello, esta plataforma solicita que traigas, escrito en papel, tu queja, tu oración, el texto que creas oportuno que otros puedan leer, tu dibujo, etc. En definitiva, tu opinión sobre esta situación, para que quede pegado en sus muros a modo de lágrima o triste lamento de un atentado cultural que puede convertirse, si Dios no lo remedia, en irreversible.

Fuente: elrinconcitocofrade

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.