“Refugios extraordinarios” contra la lluvia a las hermandades

La Unión de Hermandades ofreció ayer una conferencia de prensa en la que por primera vez se hizo una evaluación de la pasada Semana Santa sustentada en parte en los datos proporcionados por las hermandades al organismo cofrade. Comparecieron el presidente, Pedro Pérez, el portavoz, Eugenio Camacho, y el consejero coordinador de horarios e itinerarios, Dionisio Valencia.

Un primer dato sobresaliente es que ha aumentado el número de nazarenos y costaleros sin precisar cifras. En lo que sí se ahondó fue en la lluvia y sus consecuencias dejándose claro que el Consejo “está dispuesto a atender cualquier medida encaminada a reformar los planes lluvia. Se han demostrado irreales con lo que podría suceder en la calle, al menos en la mayoría de los presentados por las cofradías”, subrayó Camacho, que llegó a más para desvelar que se está estudiando o al menos se ha puesto sobre la mesa poner en marcha medidas extraordinarias tras 11 años de mal tiempo en Semana Santa: “Ha llegado el momento de dejar de poner la otra mejilla a la lluvia, estudiamos crear refugios extraordinarios”, sin explicitar de qué tipo serán, pero por lo dicho es evidente que no serán sólo iglesias, también podrían ser estructuras efímeras instaladas en puntos estratégicos de los recorridos procesionales como alternativas adecuadas para lo que se pretende.

Serían técnicos especializados en esta clase de instalaciones quienes podrían dar la orientación técnica necesaria. Siguiendo con el tiempo, el Consejo deja claro que para el año próximo se exime de hacer seguimiento a los parte meteorológicos dejando a las hermandades esta información oficial de la Aemet para que decidan, sin más intermediarios. Una medida encaminada a evitar que se les señale como inductores a salir a la calle cuando el riesgo es alto: “No nos ha llegado acusación alguna en ese sentido, pero por si acaso tomamos esta medida por si sucediera”, matiza Pérez.

Otros datos en cifras fueron la recaudación por las entradas del pregón, destinadas a Cáritas, 2.000 euros, y para el mismo fin el Miserere, 800 euros. En palcos y sillas se han vendido 1.375 palcos quedando libres 40; las sillas abonadas fueron 800. En el montaje de las estructuras de la Carrera Oficial han intervenido 50 trabajadores. Asimismo se han contratado para la Semana Santa a 124 personas entre acomodadores e inspectores.

Como punto de partida el presidente transmitió su agradecimiento a todos los que ha hecho posible la Semana Santa desde las hermandades hasta todos los que directa o indirectamente han participado. “También a los ciudadanos que han participado en las procesiones o soportado los preparativos como aguantar los parones en las calles por los ensayos de los pasos”. Especial mención hizo hacia los colectivos que están en protesta “que nos han ayudado a que todo se desarrollara con normalidad”.

Fuente: Cofrademania.com

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.