Con sabor a Cuaresma

Sólo sobró el frío. El imponente frío que ayer por la noche azotó a quienes osaron salir de sus casas.

Por lo demás, el traslado del Cristo de las Almas a la Victoria, resultó de lo más cofradiero, un traslado que comenzó con el Asilo de San José a oscuras y sólo iluminado por cirios, algo que estuvo precioso, pero que no oculta que la sede del Prendimiento está sin luz desde la semana pasada, sin que nadie de momento, haga nada por evitarlo.

Así se ponía en marcha una comitiva seria y veloz, que ponía rumbo a la Porvera atravesando Juan de Torres, acompañada por el rezo de las Cinco Llagas de Cristo, y entre pisadas costaleras que llegaban de la mano de la cuadrilla comandada por martín Gómez.

Un hermoso preámbulo a los cultos que hoy comienzan, y un adelanto veraz, a la Cuaresma que ya nos está llamando a la puerta de las almas.

Fuente: Cofrademania.com

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.