El Arzobispado da de baja de la cofradía del Santo Víacrucis a la familia que propició la dimisión del hermano mayor

En el transcurso de la toma de posesión del comisario de la hermandad de la cofradía del Víacrucis, Salvador Garzón, el consiliario de la cofradía Enrique León dio lectura a una carta remitida desde el Arzobispado de Granada y firmada por el propio prelado, monseñor Martínez Fernández. En la misma se procede a dar de baja a la familia Caballero López por haber difundido los hechos que propiciaron la dimisión del anterior hermano mayor, Francisco Marín. En la misma carta inhabilita “por diez años a ocupar cargos en junta de gobierno de ninguna otra hermandad”, según ha podido conocer la redacción de GRANADA COFRADE. En la carta, el prelado granadino motiva esta determinación “por la gravedad de los hechos que han sido ocasión de estas circunstancias”.

Es esta una determinación tomada por el arzobispo de Granada que resulta ejemplarizante por los hechos ocurridos durante los últimos meses en los que una familia de hermanos de la corporación han ido revelando circunstancias personales y forzando la situación para procurar la dimisión del hermano mayor, siendo parte de los hechos imputados. Es la primera vez, al menos en las últimas décadas que se han tomado medidas correctivas de este calibre en las hermandades granadinas.

Por otra parte, según ha podido conocer esta redacción, la marcha de la hermandad se está reponiendo tras los hechos de las últimas semanas y las tensiones vividas y el comportamiento de los hermanos ha sido de apoyo a la cofradía. Estamos en las últimas jornadas para la retirada de papeletas de sitio y túnicas y quedan pocos hábitos por entregar, según fuentes consultadas por esta redacción.

Fuente: Granadacofrade

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.