El Sagrado Icono del Perpetuo Socorro salió procesionalmente por las calles del centro de Granada

El Santuario de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro celebra en el día de hoy la festividad litúrgica de esta advocación mariana tan vinculada a la comunidad de los Misioneros Redentoristas. Durante estos días atrás se ha venido desarrollando la novena en honor del venerado Icono que preside el retablo de este templo de la calle San Jerónimo y el pasado sábado tuvo lugar la procesión del mismo sobre su paso realizado en la década de los años veinte por el artista José Navas Parejo. Después del correspondiente ejercicio de la novena, con un templo totalmente abarrotado de fieles y devotos de esta advocación, se comenzó a organizar la procesión en la que participaron miembros de la Archicofradía, camareras de la Virgen del Perpetuo Socorro y una representación de la hermandad de la Entrada de Jesús en Jerusalén y otra de la cofradía del Cristo del Trabajo. Además, la hermandad de gloria de la Virgen de la Cabeza, de Granada, también formó parte del cortejo.
Numerosos granadinos acompañaron al Sagrado Icono de la Virgen que era portado por sus costaleros a las órdenes de Dionisio Martínez Molina y que contó con el acompañamiento musical de la banda sinfónica de Los Ogíjares, dirigida por Luis Castelló, quien dio muestras de su espléndida calidad musical en todo el repertorio que interpretó tanto en marchas de sabor clásico como en composiciones más actuales. Ciertamente un lujo de formación musical que ha conseguido importantes cotas de musicalidad.
Presidía el cortejo el arzobispo Secretario de la Congregación para la Vida Consagrada, de El Vaticano, monseñor José Tobin, perteneciente a la comunidad Redentorista también, quien disfrutó mucho de esta salida procesional de gloria de la Titular Mariana del Santuario granadino. Era acompañado por el superior de la comunidad granadina, Juan Manuel Laso de la Vega y por todos sus integrantes precediendo al paso procesional.
El paso de la Virgen tras su salida, fue llevado a las puertas de la basílica de San Juan de Dios para rezar por los enfermos del hospital del copatrón de Granada y de San Rafael, para después bajar en dirección a Gran Capitán y recorrer las calles del entorno por Tablas, plaza de la Trinidad, Duquesa, Escuelas, Málaga y plaza de la Universidad, para regresar a las doce y cuarto de la noche al interior del templo. Con la interpretación de la marcha “Soleá dame la mano” por la banda de Los Ogíjares y a petición del propio arzobispo redentorista, se puso final a una salida procesional que en todo momento fue arropada por numerosos fieles granadinos.

Fuente: Granadacofrade

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.