El Señor se presenta a su barrio de Málaga

El Señor Redentor del Mundo ya conoce a su barrio, a su gente que le arropó a lo largo de todo el recorrido en la celebración del Vía Crucis. Fue su primera salida desde que se bendijo el pasado 10 de noviembre. Las sensaciones son buenas. Las mismas que se perciben al ver a la hermandad de la Mediadora de la Salvación cada Viernes de Dolores al procesionar a la Dolorosa. Parece obvio que la línea debe ser la misma al procesionar tanto al titular cristífero como a la mariana, pero en algunas hermandades ocurre lo contrario.

La imagen, tallada por Navarro Arteaga, pisó por primera vez las calles de su feligresía un 28 de febrero, Día de Andalucía, pasadas las 20:00, tras salir desde el interior de la parroquia de la Encarnación. Tímidos aplausos y algún que otro piropo salieron del público. Había ganas de verlo a juzgar la multitud de personas que acudieron a la salida y que le siguieron por las calles de las barriadas de Girón y Las Delicias. La cruz guía salió escoltada por dos faroles. A continuación, hermanos que vestían indumentaria en tonos negros, algo que se agradece en este tipo de procesiones y que cada vez se tienen más en cuenta. Portaban cirios azul pavo real, color identificativo de la corporación.

La presidencia estaba formada por el guión de la cofradía, directivos y el delegado de Hermandades, Antonio Coronado. Un amplio grupo de monaguillos infantiles precedió al Señor, junto con el pertiguero y su cuadrilla de ceriferarios. La imagen del Señor Redentor del Mundo, que abraza a la cruz por el tramo más largo (stipes), lució un juego de potencias en metal dorado, llevó una túnica liza color morada y cíngulo dorado. La talla se situó sobre las andas antiguas que se utilizaban para procesionar a la Mediadora de la Salvación. Cuatro arbotantes con tres brazos de luz cada uno, cedidos por la hermandad Sacramental de la Sagrada Cena flanquearon a la imagen, que se levantó sobre un monte de claveles rojos. La capilla musical Nuestra Señora del Carmen Doloroso puso los sones. La primera pieza que sonó fue Al Santísimo Cristo de la Expiración , de Vicente Gómez Zarzuela.

Fuente: elcabildo.org

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.