Fernando Argüelles pregonó las Glorias de María con poesía y amor a la Virgen

En la parroquia de Santa María Magdalena, sede de las hermandades de Jesús del Rescate y de la de gloria de la Virgen de la Cabeza, tuvo lugar anoche el Pregón de las Glorias de María convocado por la Real Federación de Cofradías y organizado por la cofradía letífica de la Virgen de la Cabeza. El vocal de Cultura federativo, José Manuel Rodríguez Viedma, fue el encargado de introducir el acto y la vocal de formación y cultos de la Cabeza, Eufemia Valverde, la encargada de presentar al pregonero. Se encontraba en la presidencia del acto la edil de Turismo, Presidencia y Fiestas Mayores, Rocío Díaz, el párroco de la Magdalena, Francisco Montero, y el presidente de la Real Federación de Cofradías, Antonio Martín. Acompañó y dio la bienvenida el hermano mayor de la cofradía organizadora, Miguel Alvear.

Estaban en el presbiterio de la parroquia el guión de la Federación de Cofradías y el estandarte de la Cabeza y junto a las escaleras del mismo tan sólo el guión de la hermandad sacramental de la Virgen de las Angustias y el estandarte de María Auxiliadora. De las cofradías de gloria estaban representantes de estas últimas así como de la de Santa Rita, de la Archicofradía del Rosario y de la Virgen de los Ángeles. Se inició el pregón con el canto del Ave María, a cargo de la guitarrista Esperanza Muñoz.

Comenzó el periplo de su pregón, que se desarrolló por espacio de algo más de una hora, por la primera imagen de María que llama a los granadinos para acompañarla hasta el iliturgitano cerro del Cabezo. Nuestra Señora de la Cabeza, cuya cofradía fue organizadora del acto a instancias de la Real Federación de Cofradías, recibió sus primeros piropos para continuar con las advocaciones del mes de mayo “el mes que los granadinos sabemos dedicar a la Virgen con la devoción puesta en la Alhambra y el Zaidín, a través de María Auxiliadora”. El Sagrado Corazón de María, Santa María del Perpetuo Socorro, la Virgen del Carmen, Nuestra Señora de los Ángeles y la Virgen de las Nieves recibieron también la exaltación del pregonero.

“La ciudad se acerca a lo Sagrado siempre con una oración en sus labios, con una petición, con una promesa como ofrenda por haber alcanzado lo pedido” dijo Fernando Argüelles en su pregón de las Glorias de María en la noche de ayer. Se dieron cita los cofrades granadinos, tanto de hermandades de penitencia como de gloria para, unidos, escuchar las alabanzas que salieron del pregón del periodista granadino y que fueron una loa y exaltación a la Madre de Dios. No quedó ninguna advocación fuera de su pregón. Mezcló los sentimientos de las devociones a María en sus nombres pasionistas con las advocaciones de gloria y señaló que “Granada es más de convento que de Catedral, de oración íntima que de pontifical solemne, es de acudir a la Virgen para pedir su protección y socorro”.

Argüelles Castillo dedicó especial tiempo para hablar de la Patrona de Granada, Nuestra Señora de las Angustias, habló del significado del mes de septiembre en nuestra ciudad y de la popular procesión del último domingo. Dedicó también numerosas alabanzas a la Virgen del Rosario diciendo “¡Qué bien sabe el Realejo rezar el rosario¡” en alusión a las dos veces que esta advocación procesiona en nuestra ciudad, en Semana Santa con la imagen pasionista y en octubre, con la copatrona de la ciudad. Todo ello lo mezcló con los nombres de María que también procesionan en Semana Santa, encajadas en sus barrios, en sus capillas, templos, plazas y lugares por los que pasan. Fue, un canto a María y a la ciudad.

Pero además también quiso el pregonero tener un recuerdo para la situación actual de la sociedad. “Corren tiempos difíciles de impaciencia, amargura y desolación para muchos. Por eso danos Tú la esperanza. Acude Tú en nuestro socorro”, para continuar pidiendo a la Virgen “por las hermandades de Granada, por los hombres y mujeres de las cofradías de Granada. Agrándanos la fe, ilumínanos en nuestro trabajo, danos fuerzas y aliento para que vivamos las cofradías como auténticos hermanos”. Finalizó este tramo del pregón pidiendo por otro amor de Granada “que viste de color rojo y blanco pero que es pasión de muchos” a requerimiento de un jugador del Granada C.F. “que pega las estampas de María en su taquilla”, desvelando que el vestuario del equipo de la ciudad está presidido por un cuadro de la Virgen de las Angustias y por un cartel del Señor de las Tres Caídas.

En numerosas ocasiones, siempre detrás de cada uno de sus múltiples poemas, el pregonero fue aplaudido con gratitud, recibiendo al final del acto la felicitación de numerosos cofrades y hermanos de las corporaciones letíficas de la ciudad.

Fuente: Granadacofrade

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.