La hermandad del Rocío, en casa

Poco después de las once y media de la noche la hermandad del Rocío de Granada regresó a la parroquia de San Pedro y San Pablo. Finalizan así trece días ausentes de la ciudad en los que “hemos pasado magníficos momentos. Ha sido un camino precioso, con buen clima y gracias a Dios, sin incidentes”, como señaló a GRANADA COFRADE el hermano mayor, Antonio Almagro. Para el alcalde de carretas, Rafael Lorca, ha sido “un espléndido camino como no recuerdo desde hace muchos años, con un extraordinario ambiente y una colaboración de todos realmente importante. Me apuntaba a muchos caminos así”. Antonio Sánchez Ramírez, hermano mayor honorario de la hermandad, acompañaba en el cortejo de regreso al hermano mayor y al consiliario Enrique León quien “no puedo hacer el camino porque tengo aquí otras responsabilidades en la parroquia, pero me dicen que ha sido precioso”. El incidente en la procesión cuando la Virgen fue recogida en su ermita mucho antes de lo previsto por la rotura de un varal del palio ha sido valorado por el alcalde de carretas como “una magnífica ocasión para vivir la devoción a la Virgen. Fue muy emotivo cuando fuimos a postrarnos ante la Blanca Paloma y rezar todos juntos. Era una manera de recibirnos la Virgen en su casa de otra manera”. Todos han valorado esta circunstancia como algo extraorinario que ha hecho de este Rocío, singular.

Detrás del Simpecado tirado por los bueyes marchaban muchos peregrinos agarrados a la barra de las promesas y cantando plegarias a la Virgen del Rocío. Por calle Elvira, Plaza Nueva y Carrera del Darro se adentraron en San Pedro y San Pablo donde quedó nuevamente despositado el Simpecado en su altar de la derecha del presbiterio. La peregrinación ha terminado y ahora toca esperar un año para volver a hacer el camino en nombre de Granada.

Fuente: Granadacofrade

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.