La Santa Cena homenajeó al cofrade Juan Antonio Moreno

Es costumbre de la hermandad de la Santa Cena destacar, cuando es de justicia, la trayectoria de alguna persona o institución que merezca reconocimiento de la cofradía por el trabajo hacia la misma o cualquier otra causa valiosa, el día de su Fiesta Principal.

Es de justicia acordarse de personas e instituciones que han marcado un camino a seguir, que han sido importantes en la cofradía por cualquier motivo por su apoyo trabajo incondicionales, porque además sirven de ejemplo al resto de hermanos y hermanas. Igualmente, como se dijo en este medio, se destaca, dando lugar prominente en la Celebración Religiosa, a instituciones y personal relevantes en el año en curso. Este fue el caso de Manolo Madrid y La propia Cofradía de las Lágrimas que disfrutaron de lugar de honor, gesto que agradecemos desde aquí.

En este sentido, no podían dejar de acordarse de D. Juan Antonio Moreno García. Fundador de la cofradía. Juan Antonio nació el 19 de marzo de 1940 y a los 14 años, el 1 de junio de 1954, ingresa en la hermandad con número 17, estando activo desde entonces. Empezó ya a colaborar muy activamente en la misma desde muy temprana edad y ha sido portador de la cruz guía, demás enseres y aún hoy día participa en la procesión.

Ha pertenecido a la junta directiva en el mandato de D. Antonio Ortiz y D. Miguel Molina. Ha pertenecido a la Agrupación de cofradías como miembro adulto y no ha dejado nunca de trabajar de alguna forma para la cofradía. Hoy día sigue haciendo trabajos en este sentido.

El pergamino conmemorativo fue entregado por sus dos hijos juntos, que pertenecen a la hermandad Juan Antonio y Alfonso (el primero, actual Secretario y el segundo otro destacado miembro que ha sido también directivo de la hermandad).

Juan Antonio es un hombre sencillo que siempre ha puesto el trabajo honesto y callado para su cofradía por encima de la notoriedad. Así se traslució en la entrega de este reconocimiento, donde dijo que ese premio lo merecían muchos cofrades, que él era “uno más”. Sólo este gesto dice ya mucho de su actitud con la cofradía y descubre su modo de interpretar el pertenecer a la misma.

Por otro lado, es una anécdota curiosa, que cuando llega la época de Semana Santa, y por esas cosas de la edad, siempre piensa que no va a poder salir y que la procesión se le hace ya muy dura… pero cuando su mujer prepara las túnicas para sus hijos y nietos siempre dice: “Prepara también la mía, por si acaso”. Ese “por si acaso” se transforma en salir en la cofradía otro año más, como lleva haciéndolo más de 50 semanas santas junto a su Cristo de la Santa Cena.

Fuente: cruzdeguia

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.