La Virgen de la Victoria en su casa de hermandad, para un pequeño proceso de restauración

Con el acompañamiento de la capilla musical de la Virgen de los Ángeles fue trasladada desde Santo Domingo, una vez concluidos los cultos cuaresmales de los últimos días. María Santísima de la Victoria hasta la casa de hermandad de la calle Escutia. Primero se trasladó desde el altar de cultos a su capilla del templo, el Señor de la Santa Cena y con posterioridad fue la Virgen de la Victoria. Por las calles del Realejo transcurrió el traslado integrado por dieciséis parejas de hermanos. Sobre las andas y delante de la venerada imagen, un centro de flor blanca y seis candeleros con cera. Uno de los momentos más simbólicos del breve acto fue la atención que dispensó la hermandad de la Santa Cena a la solicitud de las Comendadoras de Santiago para entrar en su convento y presentarse ante la Virgen de la Amargura, por vez primera en la historia de esta cofradía.

El cortejo se adentró hasta el interior del templo y las monjas le cantaron la Salve Regina, frente a la imagen de la Virgen de la Amargura. Recibió un ramo de flores de la Comunidad y de la hermandad de la Oración en el Huerto de los Olivos. Después continuó hacia la casa de hermandad donde la restauradora Carmen González Victoria procederá a su restauración durante las dos próximas semanas, en las zonas afectadas en las articulaciones y candelero.

Fuente: Granadacofrade

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.