Lío en Cádiz en torno a la restauración del Prendimiento

A través de la red ha surgido una campaña para tratar de frenar la próxima restauración de la imagen de Nuestro Padre Jesús Preso de la Iglesia de Nuestra Señora de la Piedad. Como recordarán la comunidad de monjas ha encargado la reforma de esta antigua talla al escultor isleño Alfonso Berraquero.

Disconformes con esta decisión un grupo de devotos del Señor del Prendimiento han puesto en marcha una campaña en la que se busca que la Delegación de Cultura frene la actuación a realizar próximamente e incorpore a su catálogo de bienes protegidos esta icona, a la vez que marque las pautas para las intervenciones a efectuar evitando modificar su fisonomía o concepción original; para ello piden que se envíe un correo electrónico a la delegada de cultura en Cádiz, significando su descontento y preocupación. Les reproducimos el texto del mencionado correo :

“A/A de Dª. Yolanda Peinado García, Sra. Delegada Provincial de Cultura:

Soy una persona interesada y preocupada por el patrimonio artístico de nuestra provincia, es por ello que me pongo en contacto con usted para transmitirle mi inquietud por la noticia aparecida en diferentes medios de comunicación, tanto en prensa digital como tradicional, relativa a la decisión de la Orden de la Inmaculada Concepción del Convento de Ntra. Sra. de la Piedad, propietaria de la Imagen de un Cristo Cautivo, conocido como el “Prendimiento de las Descalzas” de encargar al escultor Alfonso Berraquero García la restauración de la citada efigie.

En una nota de prensa remitida a los medios se especifica que está esperando ser trasladada al taller del citado escultor “para ser sometida a una intervención y sustituir el cuerpo por otro de otros materiales y mayores dimensiones”, indica la comunidad en una nota de prensa, en la que se indica además que “es tanto el interés que ha despertado entre la gente, que se ha solicitado a la Delegación de Cultura su inclusión en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz”.

Es por ello que considero prioritaria la inclusión de la escultura en el Catálogo General con carácter previo a cualquier tipo de intervención, y que sólo con posterioridad se valore la necesidad de proceder a restaurar la imagen. En cualquier caso, y de ser necesaria labores de conservación, dicho encargo debería hacerse a profesionales de prestigio, titulados y especializados en Restauración, así como con una trayectoria reconocida y pacífica en dicho campo específico, coherentemente con la calidad artística de la obra; sólo de este modo se evitarán intervenciones que alteren o modifiquen irreversiblemente la imagen, como se ha publicado que se pretende hacer al sustituir el cuerpo original por otro de materiales y dimensiones diferentes (entre otras acciones), así como se ha hecho en “restauraciones” precedentes que no han respetado la obra original, conllevando pérdidas irreparables en el patrimonio artístico de nuestra provincia.

Fuente: Cofrademania.com

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.