Úbeda tiene nueva cofradía

En la mañana del día 18 de enero se hacía pública la noticia de la erección de una nueva cofradía para la ciudad y su Semana Santa. Se trata de la Cofradía y Hermandad de Nazarenos de Nuestra Madre y Señora de las Lágrimas y San Nicolás de Bari. El día anterior, festividad de San Antonio Abad, monseñor del Hoyo firmaba la credencial de erección canónica de esta nueva hermandad ubetense, una firma que en realidad supone el reconocimiento público de la jerarquía eclesiástica al trabajo, la seriedad y el compromiso cristiano de las personas que integran la hermandad.

Han sido 12 los años en los que unos jóvenes, movidos por la ilusión y la tradición cofrade, han estado trabajando, con enorme implicación, por la parroquia de San Nicolás de Bari, sede del grupo. Han pasado de ser grupo parroquial a procofradía y de ahí a la hermandad en la que ahora se convierten. Ese esfuerzo, pues, ha venido ahora a ser recompensado, dado que la finalidad última era la fundación de una cofradía de Semana Santa.

Durante todo el tiempo de espera han desarrollado actos formativos, participado en romerías y cruces de mayo, mantenido cultos, recogido alimentos para los desfavorecidos, trabajado por los jóvenes, realizado viajes, han montado altares, puestos de castañas, campamentos, chiringuitos y carrozas. Han participado en cabalgatas, en procesiones, han evangelizado y salvado algún escollo, además de superar alguna que otra crisis durante la que su actividad permaneció un tanto en penumbra. Han pasado, según lo visto hoy con éxito, por multitud de pruebas, también por el tamiz de la ingratitud y la indiferencia, sin tirar la toalla, y su perseverancia los ha colocado en el anhelado lugar que hoy ocupan.

San Nicolás de Bari es su sede canónica y todo apunta a que pretenden sacar en procesión una Virgen, cuyo autor es el ubetense Manuel Martos Leiva, en la noche del Martes Santo. Se apunta a eso, pero es ahora cuando la hermandad tendrá que convocar elecciones y adoptar decisiones de calado, con vistas a poder sacar a la calle, a medio plazo, su procesión. Todo lo demás, que hoy anda circulando por ahí, son meros rumores.

Hace tiempo que la Unión de Cofradías de Semana Santa los acogió en su seno, aunque no pudiesen ostentar derechos plenos, y las demás hermandades los han ayudado y hoy se regocijan de contar entre ellas con una cofradía más. Ahora le toca a la Unión supervisar algunos de los pasos que la nueva hermandad quiere dar, un asunto en el que tiene una gran responsabilidad que, sin duda alguna, sabrá asumir.

El mundo cofrade ubetense está hoy de enhorabuena, porque la familia ha crecido y la cofradía, (todavía suena raro), de las Lágrimas ha convertido en realidad un sueño largamente acariciado. Felicidades.

Fuente: cruzdeguia

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.