Un saco de motivos para ir a la Trinidad

“Carmen tiene un saco lleno de razones para salir de promesa en la noche del Lunes Santo, pero no más ni menos que el resto de las miles de personas que caminan cada año tras el trinitario. Pide Carmen por su marido Ramón, que a punto estuvo de reventarle el corazón ese infarto del que todavía hoy se recupera y que lo tiene postrado en la cama. Pregunta por qué la naturaleza le cerró las puertas de la maternidad. Pide Carmen salud para su hermana Rosa, para su cuñado Paco y para su sobrino Pablito que se había convertido en el hijo que nunca tuvo. Y al hablar Carmen con su amigo, hermano, padre, el Señor de la túnica blanca, siente que un escalofrío le recorre el cuerpo, que se le llena el pecho de luz, que ama profundamente a los que enlazando sus brazos con ella, comparten su devoción, y se dan permiso para sentir en el espacio público, en la calle. Y piensa que las lágrimas de los otros son las suyas, que sus penas son las de todos, y se arrepiente de las cosas bellas que pudo decir y nunca dijo, de las cosas buenas que pudo hacer y nunca hizo, de las batallas que perdió porque nunca se atrevió a lucharlas, y se dice todo esto mirando la figura infinitamente vertical, poderosamente serena, de aquel que venció la guerra de todas las guerras, la del amor, la de la paz. ¿Quién eres Cautivo? ¿Quién eres? ¿Por qué te quiero tanto? Y la respuesta la encuentra mirando a su alrededor. Te quiero porque nos das consuelo, porque nos unes, y porque eres pueblo Cautivo, eres pueblo como yo” (Antonio Banderas, pregón Semana Santa 2011)

Llegará el Lunes Santo pero la primera cita de la Semana Santa con el Señor de Málaga, por segundo año, es el Sábado de Pasión. Cientos de personas se han congregado al alba en la Plaza de San Pablo para asistir a la popular eucaristía que precede a la procesión de traslado. La función religiosa ha sido presidida por el obispo de la Diócesis, Jesús Catalá. Por miles se pueden contar los devotos, que al igual que hace Carmen cada año, han salido al encuentro del Señor de Málaga.

El día amaneció encapotado, oscuro, nublado. Pero el sol ha salido en la Trinidad cuando Jesús Cautivo llegaba al Hospital Civil para visitar a los enfermos. Con el cielo celeste y entre un mar de personas, a las 11.25 horas el cortejo se ha puesto nuevamente en marcha para completar su recorrido hasta la casa hermandad. En el Hospital Civil, el delegado episcopal de Cofradías y Hermandades de la diócesis, Francisco Aranda, ha leido una monición antes de iniciar la imposición de medallas a los internos. También han participado el cantaor Antonio Cortés, la coral Arca y Enebros; y la banda de música Trinidad Sinfónica, de la cofradía, que ha tocado las marchas ‘Nuestro Padre Jesús Cautivo’ y ‘Madre Trinitaria’, ambas compuestas por José Aguilar Lima, además de ‘Coronación de la Trinidad’, de José Antonio Molero Luque.

La comitiva inició su recorrido a las 8.00 horas con el siguiente itinerario: plaza de San Pablo, Jara, Jaboneros, Trinidad, Don Juan de Austria, Doctor Gálvez Ginachero, plazuela de la Trinidad (estación en el Hospital San Juan de Dios u Hospital Civil), avenida de Barcelona, La Regente, Sevilla (estación ante el Centro Médico Jesús Cautivo), Trinidad (estación ante la casa hermandad de la Soledad de San Pablo), plaza de Jesús Cautivo.

Fuente: elcabildo.org

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.