Una calle para Francisco García Mota

El Ayuntamiento de Málaga ha dedicado una calle al sacerdote Francisco García Mota, impulsor de las últimas actuaciones en la catedral y deán de la misma hasta hace unos meses. Concretamente, se sitúa en el tramo lateral del Palacio de la Aduana, donde finaliza Guillén Sotelo.

El alcalde, Francisco de la Torre, ha sido el encargado de descubrir la placa de esta calle en un acto que ha tenido lugar este jueves con la presencia del propio sacerdote y del Obispo de la Diócesis, Jesús Catalá.

El Consistorio ha calificado su labor para salvar la Catedral de “incansable y fructífera”, siendo el impulsor de las obras de rehabilitación, de la creación de la Escuela Taller Molina Lario, de la campaña ‘Salvemos la Catedral’, etcétera.

Asimismo, este sacerdote ha propiciado muchas mejoras introducidas en el principal templo de la ciudad, encaminadas a la conservación, el disfrute de los turistas y el disfrute de los fieles que “acuden a su iglesia y la mantienen viva”, lo que él valora “enormemente”.

Esta labor le ha valido el reconocimiento de numerosas instituciones, por lo que es hijo predilecto de Cortes de la Frontera, hijo adoptivo de Gaucín, miembro de número de la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo de Málaga, correspondiente de la Real Academia de Bellas Artes Santa Isabel de Hungría de Sevilla y capellán mayor de la Orden Hospitalaria de San Lázaro.

García Mota, nacido en el municipio malagueño de Cortes de la Frontera en el año 1930, es sacerdote desde 1954. Más tarde, le fue encomendado el cargo de superior-educador en el Seminario Diocesano, por lo que realizó los estudios de Magisterio y, posteriormente, Teología Pastoral en la Facultad de Teología de Granada. Fue el impulsor de las Escuelas Rurales.

A continuación, se licenció en Ciencias de la Educación por la Universidad Complutense de Madrid y se doctoró con tribunal mixto de las Universidades Civil y Pontificia de Salamanca.

Su labor docente se ha desarrollado en Málaga, al frente de los Colegios Diocesanos y como Profesor de Teoría e Historia de la Educación en la Universidad de Málaga.

Esta labor se ha complementado con numerosas publicaciones, como ‘Gaucín’, ‘Escuelas Rurales’, ‘El Cardenal Herrera Oria’, ‘Perfil Humano de un Obispo, Mons. Buxarrais’, ‘Monasterios marianos de Andalucía’, ‘La Catedral de Málaga’ y ‘Templo y Monumento, obras realizadas en la Catedral de Málaga’.

En 1978, García Mota fue nombrado canónigo de la Catedral de Málaga y, desde entonces, su vida ha estado ligada a la conservación y puesta en valor de ésta.

Fuente: elcabildo.org

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.