Ya ensaya el palio de las Penas

En la gélida tarde del día 1 de diciembre comenzaban los ensayos de la cuadrilla de costaleros del palio de María Santísima de las Penas. El intenso frío no fue obstáculo para que un gran número de costaleros se diese cita en la casa de hermandad de la cofradía de la Sentencia, animados por la ilusión de que “este año sí”, porque ven improbable que la Virgen deba quedarse sin salir a la calle, en su templo de Santa Teresa, durante dos años consecutivos. Las probabilidades juegan a favor de este grupo de hombres, que ascendía, ya al caer la noche, por la calle Cazorla, para adentrarse en el corazón del barrio de la Puerta del Sol.

La precaución e incluso el miedo inicial a formar una nueva cuadrilla de costaleros en nuestra ciudad ya se han disipado. La hermandad juega con la ventaja de no participar en la Procesión General y puede permitirse el lujo de contar con la presencia de gente ya experimentada bajo los pasos del Prendimiento, de Nuestra Señora de Gracia o incluso de Nuestra Señora de las Angustias. Cofrades de otras hermandades también se estrenan en este mundo del costal, bajo la parihuela que portará a la Reina de Santa Teresa, como a ellos les gusta llamarla. En todos los palos hay gente de refresco, por lo que los relevos se van produciendo tras cada “chicotá” y tras cada una de las marchas cuya interpretación se ha programado previamente. Ensayan los cuatro primeros tramos del recorrido y, con todo milimetrado, ya saben quién estará debajo y que marcha sonará en cada uno de los momentos. A falta de rubricar el contrato, han fichado a la Banda Municipal de la localidad de Quesada, dirigida por el músico ubetense José Manuel Cano Gómez, con lo que también en este aspecto han querido ir a lo seguro, apostando a caballo ganador y seguramente ahorrándose algunos euros.

Han adelantado en una hora su salida, que será a las 23’30. Ése es el tiempo que piensan que la presencia de su Virgen en la calle alargará la procesión aunque, en palabras del hermano mayor, Luis Carlos Arriaga, “es una estimación pues, al tratarse de la primera cofradía ubetense que saca dos pasos a costal, no tenemos una referencia exacta”. Será pues María Santísima de las Penas la que marque el ritmo de la procesión, que espera volver a su templo entre las cinco y las cinco y media de la madrugada del Viernes Santo. Este año sí que toca y nosotros estamos impacientes por verlo.

Fuente: cruzdeguia

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.