Brillante despertar del 3 de mayo

La procesión del Santísimo Cristo de la Vera Cruz, se llevó a cabo por la mañana tras haberse suspendido la noche anterior. Se repitieron las históricas imágenes de 2007 con los rayos de sol acariciando al Señor del Convento, pero esta vez, salió el cortejo procesional completo.

A las ocho en punto de la mañana, arrancaba la diana. En esta ocasión, bastante más breve que el día anterior. Y es que a las nueve de la mañana estaba prevista la salida del cortejo procesional que conduciría al Santísimo Cristo de la Vera-Cruz hasta la Parroquia.

La banda de la Santa Vera-Cruz aprovechó para entregar un presente a la mujer de Rafael García Romero, “Torres”, caja de la banda. Las comidas que tenían prevista las aplazaron para la tarde, en los momentos previos a la salida de la procesión de vuelta.

Pasaban pocos minutos de las nueve de la mañana cuando el Señor del Convento salía del interior de su templo a los sones de la Marcha Real. Y la cruz guía enfilaba ya la calle Convento.

En las calles, había un numeroso público para presenciar el cortejo que iba a llevar al Santísimo Cristo de la Vera Cruz hasta la Parroquia de Ntra. Sra. de la Encarnación.

Antes de que el trono llegase a la Plaza Baja, cayó una preciosa lluvia de flores, que no habían dejado de caer a su paso en todo el recorrido, con la presencia de la Agrupación Músico Cultural encuadrada en la plaza interpretando la conocida A ti Manué.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.