El Ayuntamiento rescata al Santo Cristo

Fue en este caso Málaga la que vino a traerle Salud al Cristo. La imagen del Señor de la Salud, Protector de la Ciudad desde 1649, ya vuelve a recibir culto público tras haberse quedado dentro de la Iglesia circular de la calle Compañía que lleva su título en el momento del cierre del templo por obras.

La valiosa imagen manierista, tallada por José Micael Alfaro en 1633, quedó a mediados de noviembre sin posibilidad de ser trasladada a ninguna sede provisional en tanto en cuanto durasen las obras. Y es que, en principio, sólo se permitieron desde el Obispado los traslados de las imágenes pertenecientes a las hermandades, para que éstas no se vieran perjudicadas por el culto habitual. La hermandad del Santo Cristo de la Salud se halla inactiva, por lo que no existía institución legal que defendiera sus intereses. Por contra, los titulares de las hermandades de Araceli, Estudiantes y Esclavitud Dolorosa, así como de la asociación de culto de Jesús del Gran Poder, la Adoración Nocturna (con su valiosa Dolorosa sedente de Gutiérrez de León) y la Orden Seglar de San Francisco de Asís sí pudieron desalojar sus imágenes de culto con destino a diversos espacios provisionales. Quedaban únicamente en el templo las imágenes de la Virgen del Rosario, titular de una extinta fraternidad, y la del Protector de la Ciudad, el Santo Cristo, en el camarín del retablo mayor.

Ante la paradójica situación, han sido diversas gestiones individuales de devotos, con la iniciativa del que fuera hermano mayor de la Hermandad en su última etapa de actividad, el fotógrafo e historiador del arte Eduardo Nieto Cruz, las que han permitido evitar que un icono de primera fila de la Málaga devocional se quede durante por lo menos dos años sin recibir culto público ni los cuidados necesarios para el mantenimiento de la escultura. El Ayuntamiento, propietaria en última instancia de la talla de Micael Alfaro, y el Obispado, a través de los sacerdotes implicados en el templo (rector de la Iglesia y párroco de la feligresía) y el delegado episcopal de Hermandades, han desbloqueado la situación. La Hermandad del Sagrado Descendimiento, por su parte, ha abierto las puertas de la Capilla del Hospital Noble –espacio sacro que forma parte de un edificio municipal-, para que el Señor de la Salud pueda recibir la visita de los fieles.

El traslado al oratorio de La Malagueta se efectuó en privado por parte de los servicios operativos del Ayuntamiento, con la supervisión de la responsable del Patrimonio Municipal, la arqueóloga Fanny de Carranza, y del restaurador Francisco Zambrana, de la empresa Quibla, encargada de la restauración del Señor en 2006. A un antiguo Hospital arriba el que, como rezan las actas capitulares de 1649, cuando se le proclamó Protector, entró a dar Salud a Málaga.

Horarios de apertura de la capilla del Hospital Noble:

Lunes a sábados no festivos, de 11.30 a 13.00 horas (Misa a las 12.00)
Domingos y festivos, de 18.30 a 20.00 horas (Misa a las 19.00)

Galería del Señor de la Salud en la capilla.

Fuente: elcabildo.org

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.