“El trono recupera su crestería por lo que este año el monte lo llevará más pequeño” (2/2)

Recientemente ha recibido el título de Maestro Artesano y no puede ocultar su satisfacción. Este título avala la carrera de Juan Rosén en el arte del bordado. En esta segunda parte de la entrevista desarrollada en el restaurante Lo Güeno, Rosén habla sobre su gremio, del que dice falta más unión, y sobre su cofradía de los Gitanos. Tras cuestionar el grado de compromiso de la juventud actual, la conversación continúa sobre el relevo generacional en su Hermandad.

-En su hermandad de los Gitanos tienen un hermano mayor que lleva más de 20 años en el cargo, ¿Por qué no ha existido relevo?

-No ha habido un relevo porque nosotros mismos hemos pedido al Obispado el permiso para que Pepe (por José Losada) continuara. Pepe es una persona cuya labor a ha quedado patente. Si hubiera que buscar otro hermano mayor, pues se buscaría. Yo lo que quiero es que la personas que se presente, viva la cofradía y de ejemplo como el que ha dado Pepe, que en su momento tendrá que terminar.

-Dice que cuando llegue el momento de buscar un relevo, lo habrá. ¿Se está fomentando eso ya?; ¿Hay savia nueva en los Gitanos?

-Gente hay, lo que pasa es que se tienen que amarrar bien lo machos.

-Cuando se da el paso de cambiar de la última a la primera del Lunes Santo, ¿Costó mucho o en el seno de la hermandad o todos apoyaban esa iniciativa?

-Nosotros éramos conscientes de que debíamos quitarnos de la última y le pediamos a las cofradías del Lunes Santo comprensión. Paro vamos que la Virgen de la O quería ser la primera y salió la primera.

-¿Quedaros la última que hubiera supuesto?

-No podía ser. Nos encerrábamos a las seis de la mañana. Y yo veía por parte de Málaga entera desconsideración con mi cofradía, a todos los niveles. La Virgen pasaba a las tres y media por calle Larios. No voy a señalar a nadie, pero había personas que no se esperaban en la Tribuna. Nos fuimos la primera con todas sus consecuencias. Yo le dije a Pepe Losada que el cambio funcionaría con los años y no me equivoqué. Ahora no hay quien nos mueva.

-El Lunes Santo todos han consolidado sus horarios pero vuelve a abrirse el debate precisamente con los que ahora se han quedado los últimos…

-Yo lo que se es que ahora salimos los segundos, tenemos un horario estrella y los encierros son multitudinarios y la verdad que nosotros no llamamos a nadie, pero cuando la gente está allí por algo será.

-¿Qué nuevos proyectos afronta la Hermandad?

-Estamos con el trono del Cristo, el local y el retablo.

-¿Cuáles son las prioridades?

-El trono del Cristo, que saldrá este año, y después el retablo.

-¿Cómo va a venir el trono?

-El trono está maravilloso. Las cartelas estuvieron en una exposición de Córdoba, y allí salieron en televisión. Paco Pérez, que es el que lleva allí el “Sentir Cofrade” de Córdoba es una gran persona entrañable. Nos hizo una entrevista a Ángel Varo y a mí, y también a otros compañeros.

El trono va a recuperar la crestería de los lados, por lo que este año el monte lo llevará más pequeño. La verdad es que el dorador ha hecho un trabajo muy bueno. Le ha quitado todos los añadidos metálicos que tenía el trono, y todo lo ha puesto de viguitas de madera. La gente que venga a la Hermandad, si lo sabe cuidar tendrá trono para muchos años. Además, creo que es el único trono de Palma que queda en la ciudad, y seguirá. Es muy característico nuestro, ninguno queríamos cambiarlo, sólo mejorarlo en lo que se pueda dentro de su iconografía.

-¿Que se haya mantenido durante bastante tiempo el hermano mayor hace que las ideas estén más claras en estos aspectos?

-Pepe es una gran persona, muy segura, pero que consulta antes de tomar decisiones. Tiene su grupo de trabajo e igual que todos queríamos ese sitio para la casa hermandad, todos queremos ese trono para nuestro Cristo, arreglado y dorado en oro fino, no hay más historias.

-Y en esa misma línea, háblanos del retablo y el local.

-Tenemos la conformidad del Obispado, aunque aún no hemos recibido el escrito. El retablo es una obra de David Martínez, de Arte Martínez de Orche, el que ha hecho el retablo de los Remedios. Sigue el mismo estilo pero tiene cinco metros y medio de ancho, y ocho y medio de alto. El de los Remedios ha servido como referente, aunque no llevará estípites, y las salomónicas irán las cuatro iguales. En el altar estarán el Señor, la Virgen y un San Juan, con el Cristo presidiendo. Cuando sean los cultos del Señor, pondremos a la Virgen en el medio. Yo me tengo que dar ese gustazo.

-¿Para qué es el local del que nos habla?

-Para el trono de traslado y algunas cosas más, para las que ya la casa hermandad se nos ha quedado chica. Pepe se enteró de la disposición de ese local, nos pusimos en contacto con la autoridad pertinente y nos lo cedieron. Hemos seguido todas las directrices del Ayuntamiento, con el seguro y todo lo que nos pidieron. Allí se guardará el trono de traslado, que de tanto montaje y desmontaje estaba sufriendo.

-En el anterior almuerzo en este mismo restaurante, Rafael Acejo nos comentaba tus inicios en los medios de comunicación, ¿Cómo los recuerdas?

-Aquí el maestro es Antonio Guadamuro, luego estaba Paco García en otro medio de comunicación, y luego ya en la Radio Rato, creo que en el año 1984, empecé presentando el manto de la Virgen de la Trinidad. Rafael me comprometió y yo le dije que lo veía todo muy bonito y muy bueno, que no veía nada feo. No considero que haya que criticar el trabajo de nadie, porque creo que hay que ser educado, incondicional, que hay que decir la verdad, pero con elegancia y educación.

-¿Cómo valora como se trata la actualidad cofrade en los medios a día de hoy?

-Deja mucho que desear en todos los aspectos. Se ha perdido lo más importante que es la sensibilidad, y yo ni escucho ni veo programas de Semana Santa. Hay cofrades con menos preparación que por poner un triángulo de cera ya es de la cerería “La Custodia”, o por vestir una Virgen, ya es Casielles. Para hablar de Semana Santa delante de un micrófono tienes que chupar mucho manto y gatearte mucho trono. Tienes que limpiar mucho metal y mucha tulipa. Maldecirte a ti mismo de estar harto de esto, pero hacerlo con cariño y con coraje, con cojones.

-¿Considera que desde la dirección de los medios no se sabe valorar la importancia de las noticias cofrades?

-Pues yo estuve en PTV y el director que era Don Quintín Cruz me dio todas las facilidades. Ahora los presentadores no hacen programas, hacen “su” programa y no cuentan nada. Yo voy a un medio y el periodista me dice: “Juan, ¿cómo está el trabajo?, está muy bien, ¿verdad?”. Y yo pienso que si él me responde, para qué me pregunta.

También muchos programas parecen creer que con más gente será mejor. Pero de qué sirve un programa con ocho personas. Yo he estado en programas de televisión donde he salido pensando: “Yo no vengo más”. No es de recibo estar una hora y tres cuartos esperando para hablar dos minutos porque entra un político a contar cualquier cosa.

-¿Cómo está de salud el bordado malagueño?

-Yo creo que muy bien. Además, ya Málaga cuenta con un Maestro Artesano, el primero en Andalucía, así que fíjate tú como está. Estoy muy orgulloso, además creo que soy el primero a nivel nacional, estoy indagando por Internet.

-¿Y existe compañerismo o competencia entre los bordadores?

-Cada uno es como es, y luchamos por nuestra vida como podemos.

-¿Cómo hablan fuera del bordado malagueño?

-Yo he estado en Córdoba últimamente, en la Feria Cofrade, y hablan muy bien. Yo voy a exposiciones y expongo mi trabajo, y creo que el trabajo de Juan Rosén cae bien.

-Ahora que el abanico es tan amplio, ¿se podría crear una escuela de bordadores?

-Te hablo de mí, que fui el primero, y que bebí de la fuente de Madre Patrocinio de San José, y de la fuente de Esperanza Elena Caro. Ya esta dicho todo. Yo empecé una línea y me mantengo en ella, aunque lógicamente yo miro la primera obra y la última que le hice a mi Virgen y son como la noche y el día con aurora boreal. Cuando comencé fui muy criticado y enjuiciado, todos los guantazos me lo dieron a mí porque todos querían una calidad sin entender algunos que estaba empezando. Empecé en 1976 y después entré dos años en el convento para aprender, cuando pasé el palio del Rosario fue en 1979-80, ya tenía una base y siempre había sido un estudioso de la obra de Rodríguez Ojeda.

-¿Sería útil tener un centro expositivo del bordado malagueño?

-Predicar en el desierto es sermón perdido; en Málaga no hay ninguna asociación de artesanos que proteja y aglutine a los bordadores en particular, ni artesanos en general; pertenezco a la Asociación de Artesanos de Sevilla. La Junta de Andalucía me reconoció hace dos años mi labor como bordador de oro y fui el séptimo, aunque el primero cofrade. Los mismos artesanos cofrades no se preocupan por obtener una titulación que desde el año 2005 la concede la administración autonómica. Afortunadamente reunía todos los requisitos, duros requisitos, y este año también me han concedido el título de Maestro Artesano. Para la concesión del título de Maestro Artesano te exigen un documento que acredite el lugar de aprendizaje; yo afortunadamente pude presentar dos: el del Convento de San Carlos y el de Esperanza Elena Caro. También presenté el apoyo por escrito de las instituciones religiosas y civiles y por supuesto el de las cofradías de Málaga a las que les he trabajado, que superan la veintena. La Asociación de Artesanos de Sevilla me felicitó tras la concesión y se me saltaron dos lagrimones por lo que en la carta decían. El camino ya está abierto. Málaga no puede ser madrastra nunca pero muchos malagueños se comportan como hijastros, lo digo sin acritud porque además con esto que he conseguido asentar mí trabajo en particular y también he abierto el camino a otros muchos artesanos.

-¿Considera necesaria una infraestructura estable para proyectar el bordado?

-Sí, sería positivo que se creara un centro con personas cualificadas pero desgraciadamente cada uno va a lo suyo, no hay unión.

-¿Ha tenido la suficiente repercusión en Málaga la concesión del título de Maestro Artesano?

-No. Me chocó que en la entrega que se realizó en Sevilla que sólo estaba Canal Sur y el fotógrafo Eduardo Nieto. No ha habido una repercusión acorde con lo que significa. Títulos como estos necesitan de más ‘bombo’.

En esta información han participado Juan A. Navarro Arias, Alejandro Cerezo, Antonio Márquez, Marta Jiménez, Rafael Contreras y David Domínguez.

Fuente: elcabildo.org

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.