El cielo se abrió ante la Virgen de la Cabeza

Aunque el frío y la lluvia hicieron mella en el número, no impidió que cientos de miles de romeros y peregrinos, llegados de toda España, se acercaran hasta Sierra Morena, para expresar su devoción a la Virgen de la Cabeza, Patrona de Andújar y de la Diócesis de Jaén.

El cielo dió una tregua y, sobre las 11:00 horas, cesó de llover para dejar que la Reina de Sierra Morena se encontrara con sus fileles. En el último tramo del recorrido, tras pasar de nuevo el arco, volvió la lluvia. Unos nubarrones indicaban la cercanía de la tromenta y el regreso se hizo más corto que se adelantó sobre las 14:50. Lo que no ocurría desde el año 2.000 sucedió de nuevo en esta edición de la Romería 2012. La Virgen de la Cabeza presidía desde su camarín la Eucaristía en la que sólo pudieron estar presentes, por la reducción de espacio en el templo, dos miembros de cada filial junto a su estandarte. En el altar mayor la Cofradía Matriz y la de Colomera esperaban ansiosos el traslado de la imagen hasta sus andas que fue recibida con emoción y ansias concentradas por los anderos, quienes durante toda la noche esperaron en vela para ocupar un sitio bajo los varales.

Después de que durante toda la jornada del sábado y las primeras horas de la mañana del domingo fuera un continuo arribar de personas, en carretas, caballos y todo tipo de vehículos, que soportaron el frío y la intensa lluvia cuando llegó la hora de la Misa Principal una bandera sobre el lugar indicó que la liturgia se celebraría en el interior de la Basílica.

Un total de 69 cofradías filiales, junto a la Matriz de Andújar, compusieron el cortejo que desfiló por las Calzadas del Cerro, una abarrotada Plaza del Poblado y lo que desde hace algunos años viene siendo la Ciudad de las Carretas, lugar donde se hace aún más si cabe, más emotivo y colorista su paso.

A lo largo del recorrido, por cada punto, la Reina de Sierra Morena, la Rosa de Oro de España, fue aclamada entre vítores y palmas. Los momentos de oración íntima se habían guardado para las visitas en su Camarín, donde toda la madrugada del sábado al domingo no cesaron y continuarían después de la Magna Procesión.

La Eucaristía fue concelebrada por Monseñor del Hoyo junto a Monseñor Antonio Ceballos, obispo emérito y demás miembros del clero diocesano y de la congregación que custodia a la Morenita. Los cánticos estuvieron a cargo del coro de la Cofradía Matriz de Andújar. En su homilía Monseñor del Hoyo recordó el compromiso que pone en manos de los devotos como un mensaje especial de esta romería “una nueva evangelización”.

La imagen regresó a su Basílica Santuario a primeras horas de la tarde realizando el recorrido en un tiempo menor que el que acostumbra por miedo a los aguaceros. En medio del mismo fervor que fue recibida a su salida, con el deseo, de los que allí se encontraban de volver el próximo año.

En una rueda de prensa conjunta entre el obispo diocesano, Ramón del Hoyo, el alcalde de la ciudad de Andújar, Jesús Estrella, el rector de la Basílica P. Isidoro Murciego, el presidente de la Cofradía Matriz, José Mª González, junto a la Hermana Mayor ofrecieron una valoración del desarrollo de la Romería.

Subrayaron la normalidad con la que la Romería ha transcurrido en materia de seguridad y control del tráfico, salvo el desgraciado accidente producido en la tarde del sábado donde un vecino de Andújar de 27 años fue atropellado por el remolque de su propia carreta durante la subida de Lugar Nuevo hacia el Santuario. El herido permanece estable, dentro de la gravedad, en el Hospital Alto Guadalquivir de Andújar.

Fuente: Cofrademania.com

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.