El Cristo de la Expiración fue trasladado a su paso, el Domingo de Pasión

Con el tradicional traslado solemne del Santísimo Cristo de la Expiración se daba un nuevo paso en los preparativos de la estación de penitencia de la Cofradía de los Escolapios. Fue con el ritual de los últimos años, dentro de un extraordinario recogimiento y solemnidad. Por la tarde se celebró el besapies a la venerada imagen, obra de Domingo Sánchez Mesa, y hacia las nueve y cuarto de la noche se apagaban las luces del templo de San José de Calasánz, en el Paseo de los Basilios y ante la mirada atenta y el silencio que se hizo, comenzó a avanzar el cortejo desde la sacristía del templo hasta la nave principal. Allí le esperaba el paso con los costaleros mandados por José Carlos Torres y Manuel Álvarez, situado bajo el coro de los pies de la iglesia.

El soniquete pesado y pausado de la cadena que sustentaba la polea y con los cánticos del Coro de los Escolapios, se iniciaba el acto de subida al paso, sólo roto por las palabras y la poesía que invitaba a la oración, salidas del consiliario de la hermandad, el sacerdote José Granados. En poco más de media hora se cumplió el ritual de cada año y se dejó el paso con el Cristo junto al de palio de la Virgen del Mayor Dolor, ya prácticamente terminado a espera del Viernes Santo.

Fuente: Granadacofrade

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.