El Rescate completa un excelente desfile procesional

La banda de música de La Pepa acompañó por cuarto año consecutivo a Jesús del Rescate por las calles de Málaga, calles repletas de gente.

Ya entrada la madrugada, Jesús del Rescate, en la mediación de Calle Victoria, detenía su paso para esperar a su madre, la Virgen de Gracia. El trono aparecía reluciente, con el espléndido palio gótico que este año sí, deslumbró a Málaga, además del renovado manto.

Una vez juntos, ambos tronos llegaban hasta la altura de su capilla, Faro de la Victoria. Momentos de júbilo, de alegría, de satisfacción plena. La banda de música del Paso y la Esperanza y La Pepa, además de las Cornetas y Tambores del Carmen, ofrecían sus notas musicales. Vivas y más vivas a Jesús del Rescate y a la Virgen de Gracia, en un encierro que congregó a cientos de personas. Este año sí, tocaba disfrutar.

La tarde no había empezado tan bien. Igualmente, eran centenares las personas que abarrotaban la Calle Agua, en el gran día del Barrio de la Victoria. Pero la incertidumbre mandaba. Cielos nubosos que dejaban caer algunas gotas de lluvia momentos antes a la hora exacta en que debía comenzar el desfile procesional.

Acababa de conocerse la desagradable noticia de que las hermandades de Las Penas y Nueva Esperanza, que ya estaban en la calle, decidían regresar a sus sedes. Solo el Rocío seguía hacia delante en busca del recorrido oficial. Nerviosismo en una tensa espera que culminara media hora después con la feliz noticia de que finalmente el Rescate sí efectuaría su desfile procesional. Lo comunicaba su hermano mayor, Rafael Recio y la noticia fue recibida entre aplausos.

Sin demora, la procesión se ponía en la calle. La calle Agua se quedaba pequeña. A los sones de la Marcha Real Jesús del Rescate dejaba su Casa Hermandad para adentrarse en la Ciudad de Málaga, bajando desde la Victoria.

La primera marcha que pudo escucharse, una de las muchas que Artola dedicó a esta cofradía, Nazarenos del Rescate. Después, escrita también por este insigne compositor malagueño, Virgen de Gracia. Esta marcha, dedicada a María Stma. de Gracia, volvió a oírse de nuevo en el último tramo de calle Álamos.

En el punto exacto donde el año anterior tuvo que parar el trono por el desgraciado incidente del palio. Sin duda, un bonito detalle en la cruceta musical del trono del Cristo. Cruceta musical que incorporaba cuatro marchas como novedad respecto a 2010: Alma de la Trinidad, Al Cristo de los Gitanos, Amanecer con Triana y Cristo de la Presentación.

Lo que no cambió fue el paso por la tribuna de los pobres. A los sones de A ti Manué, se vivían unos de los mejores momentos de la noche. El público se volcó con esta cofradía, y además sabiendo cuando hacer el silencio para que hablara la música y cuando aplaudir. Y aplaudir de qué manera.

El paso de la Cofradía por Calle Larios fue un deleite. Las filas de nazarenos más juntas. Y el trono meciéndose con cada una de las marchas, aguantando sin bajar. Grande el trabajo de los hombres de trono. La dulce melodía de Caridad del Guadalquivir para adentrarse en el incomparable marco de esta calle Larios, para continuar con Presentado a Sevilla, Rosa de Pasión y finalmente, la sobria marcha de Cebrián, Nuestro Padre Jesús.

La tregua que concedió la meteorología adversa que está siendo la desafortunada protagonista de esta Semana Santa, permitió a la Hermandad del Barrio de la Victoria disfrutar, este año sí, de una magnífica procesión.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.