El Valle estudiará si restaura el palio o hace uno nuevo a partir de 2016 en Sevilla

La próximo reto de la hermandad del Valle, tras restaurar a sus tres imágenes titulares, es estudiar el estado de conservación de las bambalinas y techo de palio, para restaurarlo o, si el bordado ya no es recuperable, realizar uno nuevo. Así lo ha indicado el hermano mayor de la corporación del Jueves Santo, Lucas Maireles, en 8TV.

Al respecto de esto, Maireles ha asegurado que «si no el año que viene, el próximo, se iniciará el proceso de restauración del palio». Para eso, «estudiaremos si es factible una restauración, pasándolo a nuevo terciopelo conservando los bordados, o hacer uno nuevo. No lo sé, aún no lo hemos delimitado».

Se trata de las bambalinas más antiguas de la Semana Santa, una auténtica joya que, a simple vista, muestra un importante deterioro al menos en el tejido. Son de terciopelo granate bordado en hilos metálicos de plata por el procedimiento de hojilla, que simbolizan una síntesis del Misterio Pascual de Cristo.

Esta obra, de origen anónimo fue realizada en los primeros años del siglo XVII –dicen que de 1713– ya que fue estrenada en 1714 por Virgen de la Antigua, Siete Dolores y Compasión, una de las mayores devociones del XVIII que actualmente se encuentra en la parroquia de la Magdalena en una hornacina. Posteriormente, en 1805 fue adquirida por la hermandad del Valle y fue restaurada por Antonia Bazo.

Respecto al techo de palio, es también de terciopelo granate bordado en hilos metálicos plateados y sedas de colores. La aureola circular que centra la composición fue elaborada en la primera mitad del siglo XVIII y representa simbólicamente la proclamación de María como Madre de Dios. El salpicado de estrellas fue bordado por Antonia Bazo en 1806 y el resto de la ornamentación fue realizada en 1880 por Teresa del Castillo.

Fuente: pasionensevilla

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.