Entrevista con el preso que liberará este Viernes Santo la Cofradía de la Soledad de Granada

El preso que liberará la Cofradía de la Soledad de San Jerónimo (vulgo “las chías”) el próximo Viernes Santo cometió un delito contra la salud pública en 2005 e ingresó en prisión cuatro años después. Se trata de un joven granadino que en la actualidad está bajo la tutela de las autoridades penitenciarias, aunque hace una vida relativamente normal. Lleva un sistema de control telemático con el que comprueban que permanece en su domicilio entre las diez de la noche y las siete de la mañana. Le resta aproximadamente un año para terminar el cumplimiento de su condena.

Este reo que será indultado luego del acuerdo del Consejo de Ministros y tras la firma del Rey D. Juan Carlos, está empleado actualmente como trabajador agrícola, aunque a lo largo de su vida laboral también se ha dedicado a la albañilería y la pintura. “Cuando recibí la noticia – ha comentado -, lo primero que pesé era si debía de arrastrar unas cadenas o algo así para obtener el indulto. Era la imagen que tenía de las películas” se mostraba feliz y sereno, cuando al día siguiente de conocer la noticia, visitó la Casa de Hermandad de la Cofradía. “Es una oportunidad que quiero agradecer a la Hermandad de la Soledad a la que no conocía ya que no vivo en la capital”.

Su caso es, según se deduce, el de alguien que en efecto delinquió, pero que en el momento de producirse su ingreso en prisión, luego de los dos años apuntados, se encuentra absolutamente reinsertado y al margen de cualquier actividad contraria a la ley. De hecho, tras llegar al Centro Penitenciario de Albolote, tan solo permaneció en él el tiempo mínimo necesario, para proceder a su traslado a la antigua Prisión Provincial, donde al aplicársele un régimen abierto, tan sólo era necesaria su presencia en el mismo horario en el que ahora debe hacerlo en su domicilio. Esto le permitía poder acceder a diario a su puesto de trabajo.

Parece claro el arrepentimiento y asunción de su responsabilidad penal de este joven de 24 años. “Yo me arrepentí en el mismo momento que me detuvieron. A quienes vayan a cometer algún delito les diría que la vida es muy bonita para hacer esas cosas. También que es muy importante las personas de las que uno se rodea. Hay que diferenciar entre los amigos de verdad y lo conocidos”.

Estamos ante alguien privilegiado, no sólo por el indulto, sino también por los apoyos que ha recibido de los seres más cercanos: “Mis padres, mi novia, mis suegros, mis amigos, siempre han estado conmigo. Lo que más me gusta es estar con mi familia”. Sobre este tipo de medidas de gracia nos dijo que “no todos los presos son iguales y hay muchos presos que se lo merecen. Yo lo veo muy positivo. Además ya sé lo que es cometer un error. Quiero agradecer a todos los que me han apoyado, especialmente a mi tito, a la Hermandad de la Soledad y al C.I.S. Matilde Cantos Fernández”.

Será el próximo Viernes Santo cuando pueda dejar de llevar los medios telemáticos que actualmente controla su estancia en el domicilio. Ese día, a la altura de la Placeta de Villamena,
será entregado por las autoridades a la Cofradía de la Soledad. Vestirá entonces el hábito de la corporación, pero cubriéndose el rostro con un verdugo en lugar del tradicional capirote, para evitarle las incomodidades de esta prenda. Se integrará en una comitiva en la que también estará presente el pergamino que contiene el documento del indulto y que irá depositado sobre cojín oscuro que sostendrá un penitente escoltado por dos maceros.

Esta comitiva se dirigirá a la Catedral, a la que accederá a través de la Puerta el Perdón. En el interior del templo metropolitano, en presencia de las primeras autoridades granadinas, se hará efectivo su indulto para a continuación incorporarse ya a la procesión, con la que completará el recorrido.

La Cofradía de la Soledad recupera así un privilegio que le fue concedido en 1928, coincidiendo con el 450 aniversario de su fundación. Esta prerrogativa le permitirá así cumplir con una de las siete obras de misericordia corporales: redimir al cautivo.

Fuente: padulcofrade.com

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.