Fallece a los 64 años el cofrade Rafael Pérez-Cea, directivo de Servitas desde 1961

El cofrade y empresario malagueño Rafael Pérez-Cea Soto ya descansa junto a su Virgen de los Dolores. Falleció durante la pasada madrugrada a los 64 años de edad, víctima de una enfermedad repentina. Este mismo viernes, a partir de las 16.30, se celebrará el sepelio en la capilla número 2 del Parque Cementerio de Málaga (Parcemasa).El duelo se recibe en la sala número 17 de Parcemasa.

Rafael Pérez-Cea fue un reconocido cofrade de la capital malagueña, ligado a la Orden Tercera de Siervos de María, de la que era directivo desde 1961. Además, fue su prior durante tres etapas distintas, la última hasta finales del pasado años, cuando fue relevado en el cargo por Carlos Jiménez.

Cuando sólo contaba con 15 años, fue elegido tesorero en Servitas. En aquel tiempo la mayoría de edad estaba en los 21 años, pero no fue impedimento para que desarrollara el cargo. “Mi padre me tuvo que dar la mayoría de edad de 16 años ante el notario Ávila Pla, ya que tenía la patria potestad sobre mí y de esta forma pude desarrollar este cargo. A pesar de mi edad estaba preparado para ser tesorero”, explicó el propio Pérez-Cea en una entrevista para El Cabildo hace varios meses, entonces recordaba que era siervo de María desde los siete años y en su primera comunión le impusieron el escapulario de la Orden.

También fue un carismático empresario del centro histórico de la capital. Pérez-Cea nace el 19 de noviembre de 1946 y llegado el momento, se hace cargo de la conocida guantería familiar fundada en 1902 en la calle Granada. Hasta el final de sus días ha liderado el negocio.

Como Don Amadeo, uno de los personajes del pregón de Antonio Banderas, Pérez-Cea era un hombre de aspecto clásico, pudiera pensarse que se trataba de un ser rancio y pasado de moda. Error. Aquel pasaje del pregón de la Semana Santa de 2011 parece describir al propio Pérez-Cea, quien “siempre ha sabido leer muy bien las necesidades de la sociedad en la que vive y ha interpretado a la perfección el papel que juega en su comunidad”.

Pese a crecer en otra época bien distinta, aquella España fracturada y atrasada en todos los sentidos, su conexión con la sociedad actual era total. Pérez-Cea fue uno de los primeros radioaficionados de Andalucía, afición que seguía manteniendo y combinaba con el uso de las nuevas tecnologías. Se le puede encontrar en la red social Facebook y había iniciado el reto de escribir un blog en El Cabildo.

Como ha hecho durante toda su vida, este siervo de María ha acudido a la llamada de su Virgen de los Dolores, que lo quería junto a Ella. Descanse en Paz.

Fuente: elcabildo.org

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.