Fernando Aguado realizó su última obra para la Roda de Albacete

El escultor Fernando Aguado finalizó su última obra. Se trata de una imagen de tamaño natural, tallada en madera de cedro y policromada al óleo.

Dicha imagen representa a Cristo sentado en un taburete tras haber sido flagelado, coronado de espinas y puesta sobre él la clámide púrpura y la caña como cetro.

Tal y como el propio autor afirma: “Se trata de un hombre roto de dolor que se deja caer encorvado sobre el asiento, pero que a la vez deja ver en su rostro la mansedumbre y divinidad del hijo de Dios Misericordioso”.

La dulcísima imagen ya se encuentra en la Roda de Albacete.

Fuente: elrinconcitocofrade

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.