Finalizan los cultos en honor de Jesús

NUEVAMENTE, EN SANTA MARÍA.

Con la comida de hermandad celebrada en el Restaurante “El Marqués”, a la que asistieron un nutrido grupo de hermanos de la cofradía, finalizaron ayer los Solemnes Cultos tributados a Jesús Nazareno. El ambiente generalizado era de satisfacción y felicidad por una Novena y una Fiesta de Jesús que después de casi treinta años (hay que remontarse a 1983 para recordar los últimos cultos nazarenos celebrados en Santa María) volvía a celebrarse en la Iglesia Mayor de Santa María de los Reales Alcázares, lo que ha supuesto un motivo de satisfacción para los hermanos más mayores que cada año en que se alargaban las obras de Santa María temían no volver a asistir a una Fiesta de Jesús en la antigua Colegiata y para los más jóvenes, que nunca habían vivido una Fiesta como la de ayer.

UNA INTENSA NOVENA.

El buen tiempo generalizado del mes de enero (con excepción del domingo y lunes de Novena), con frío soportable y sin lluvias, ha contribuido notablemente a una asistencia considerable de fieles cada uno de los días de la Novena de Jesús. Este año, esta tradicionalísima cita del mes de enero ubetense, presentaba algunos aspectos novedosos.

Así, en primer lugar cabe destacar que gracias al patrocinio de Centro Óptico “Plaza Vieja”, se editó un completo y bello folleto informativo sobre todos y cada uno de los actos de la Novena.

En segundo lugar cabe señalar que junto con la tradicional Misa Funeral que cada año se celebra el viernes anterior a la Fiesta, este año se han incluido en la Novena una Misa de Enfermos (que finalmente se celebró el primer viernes de la Novena y no el sábado siguiente, tal y como estaba anunciado) y una Misa de Niños y Jóvenes, celebrada el sábado 21 de enero, en vísperas de la Fiesta, y que constituyó un acto especialmente emotivo y lleno de cariño.

Por último, hay que señalar la presencia en el Novenario de distintos coros. Los días 13 y 14 de enero, fue el Grupo de Cámara “Cantabile” el que participó en la Novena, el domingo 15 de enero el Coro de San Pablo, el viernes 20 el Coro de la Asociación de Mujeres “Los Girasoles” y el último día de Novena el Coro “Amigos de San Marcos” de Sabiote. El buen hacer de todos ellos contribuyó, de manera destacada, a hacer más sentida y cercana cada una de las Eucaristías de la Novena de Jesús.

La única nota “negativa” en la celebración de la Novena ha sido la imposibilidad de encontrar una persona que pudiese interpretar al órgano el “Miserere” de Jesús, por lo que el canto del mismo, salvo los fines de semana, ha tenido que hacerse escuchando una grabación de la marcha de don Victoriano.

PRESENCIA EN LOS MEDIOS.

Muy destacada ha sido la presencia en los medios de los Cultos de Jesús Nazareno de este año de 2012. Además de las informaciones aparecidas en la web Cruz de Guía, el año 2012 ha marcado también un hito en lo que a presencia mediática de la Novena y Fiesta de Jesús se refiere. Ya el viernes 13 de enero, la primera Misa que la Cofradía dedica a los enfermos, fue grabada íntegramente por DIEZ TV, y retransmitida el domingo siguiente al mediodía. Y la Fiesta de Jesús, por su parte, fue grabada por CANAL 9 LA LOMA y retransmitida el mismo domingo a las 6 de la tarde. Aún cuando resulta imposible medir las audiencias de esta retransmisiones, lo cierto es que con esta decisión y gracias a la inestimable colaboración de los profesionales de ambos medios, muchos ubetenses que por motivos de edad o de salud no pudieron asistir físicamente a la Novena o a la Fiesta de Jesús, pudieron estar presentes en las mismas desde la comodidad de sus casas, lo que debe servir de estímulo a la Cofradía para que en años posteriores se continúe con estas retransmisiones que llevan a Jesús a cientos de hogares ubetenses.

Por último, cabe señalar que el sábado 21 y el domingo 22 fueron publicados en IDEAL de Jaén sendos reportajes, a página completa, dedicados a la historia y significación de la Fiesta de Jesús.

ALTARES DE CULTOS.

La Priostía de la Cofradía de Jesús, de la que forman parte Antonio del Castillo, Pedro J. Millán y Sergio Moyar y las camareras de Jesús y la Verónica, Mercedes Dueñas y Use Ruiz, ha realizado un trabajo realmente ejemplar durante la Novena y la Fiesta, que se ha traducido en el montaje de dos magníficos altares de cultos. El primero estuvo instalado durante prácticamente toda la Novena, y en él, las Sagradas Imágenes, vestidas con evangélica sencillez, representaban de manera fiel el encuentro de Jesús con su Madre, San Juan y las Santas Mujeres en la Calle de la Amargura. El segundo de los altares, manteniendo la estructura básica del anterior, presentaba a las Imágenes vestidas con las ropas de procesión y se enriqueció con la simbología eucarística y bastantes piezas de la candelería de la Virgen de los Dolores.

Ambos altares fueron instalados sobre el trono de la Virgen de los Dolores, adornado para la ocasión por los cuatro faroles del paso de la Santa Cena, amablemente cedidos para tal fin por la Cofradía Eucarística.

SOLEMNÍSIMA FIESTA.

Sin duda, el momento más esperado por todos fue el de la celebración de la Fiesta de Jesús. Y eso se dejó notar en una iglesia de Santa María llena “hasta la bandera” o “hasta las espadañas”, con gente esperando en la puerta del templo para poder “coger sitio” desde antes de la diez de la mañana.

La Fiesta daba comienzo pasadas las once y media de la mañana, con una procesión claustral. Fue oficiada por D. Juan Ignacio Damas, capellán de la Cofradía, quien estuvo auxiliado por D. Robustiano Gallego. Tal y como era de esperar se trató de un acto especialmente emotivo, para el que la Cofradía cuido al máximo todos los detalles: moniciones, peticiones y ofrendas estuvieron cargadas de referencias sociales, sentimentales, religiosas y simbólicas, lo que permitió que la riqueza de la liturgia católica y el compromiso evangélico se mostrasen en todo su esplendor y calidez espiritual, hasta conformar un acto solemne y cautivador para el espíritu y los sentidos.

Tal y como había hecho durante toda la Novena, don Juan Ignacio Damas puso fin a los cultos de Jesús con una homilía en la que rehuyó toda retórica y en la que, con palabras sencillas, directas y muy profundas, se dirigió al corazón de los presentes. Dejó claro que es Cristo quién nos elige a nosotros, con nuestras pluralidades y sin hacer distinciones entre ricos y pobres, feos y guapos, de izquierdas y derechas, y nos elige con nuestros pecados y nuestros fallos, y recordó la obligación que todos los cristianos tenemos de aliviarle a Jesús el peso de la Cruz. Como un amable, pero significativo guiño a los presentes, finalizó la ceremonia enlazando con la homilía y señalando que no fuese a irse nadie de Santa María sin recoger su Cruz, pidiendo que nadie se dejase olvidada su Cruz.

Contó la Fiesta con la participación de la Agrupación Coral Ubetense, dirigida por Antonio Vico, que realizó un extraordinario trabajo que resaltó aún más la importancia de la celebración. Participó igualmente la Agrupación Musical Ubetense, dirigida por Rafael Martínez, a quien un año más le cupo el alto honor de ser partícipe del momento más emotivo –ese en el que a muchos de los presentes le resulta imposible contener las lágrimas de agradecimiento o de recuerdo– de toda la Fiesta: la interpretación del “Miserere” de Don Victoriano “El Viejo” durante la Comunión, que resultó multitudinaria.

Por último, hay que señalar la belleza y simbolismo del recordatorio repartido este año por la Cofradía en la Fiesta de Jesús: un tríptico con una fotografía panorámica de la Capilla de Jesús en Santa María, en la que se aprecian todos los altares y retablos de la misma.

Fuente: cruzdeguia

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.