Hermandad del Sol.- Aprobado por Aclamación el Protocolo Confraternización con las Hermanas de Pozo Santo

En la mañana del Domingo 8 de noviembre de 2009 la Hermandad de Ntra. Sra. del Sol ha celebrado dos Cabildos Generales, uno de Cuentas y Presupuestos y otro Extraordinario para la Aprobación de Protocolo de Confraternización con la Congregación de Religiosas del Pozo Santo.

Los hermanos de la corporación además de aprobar tanto las Cuentas presentadas como los Presupuestos para el próximo ejercicio han decidido aprobar por Aclamación el Protocolo de Confraternización con la Congregación de Hermanas Franciscanas que la Junta saliente en su último Cabildo presentaba y que ha supuesto un broche de oro a su mandato.

Ya se están preparando, por la comisión creada al efecto por la Junta de Oficiales, los preparativos para la firma que se efectuará el 8 de Diciembre próximo y los actos que se realizarán con tal motivo y de los que próximamente informaremos.

A continuación exponemos al completo los terminos de dicho Protocolo. Un importante hito para ambas corporaciones.

Protocolo de Confraternización Entre

la Congregación de Religiosas Terciarias Franciscanas del Tránsito y Asunción de Nuestra Señora

y

la Fervorosa y Mariana Hermandad del Stmo. Sacramento y Cofradía de Nazarenos del Triunfo de la Sta. Cruz,
Sto. Cristo Varón de Dolores de la Divina Misericordia, Ntra. Sra. del Sol y San Juan Evangelista

El presente documento tiene por objeto establecer las bases para una colaboración y cooperación fraternal permanente entre la Hermandad del Sol y la Congregación de Religiosas Terciarias Franciscanas del Tránsito y Asunción de Nuestra Señora, tendente a su posterior formalización en instrumentos de vinculación formal entre ambas entidades que contribuyan a la interrelación y enriquecimiento de sus respectivas obras sociales y de caridad y sus actividades de culto interno y externo, todo ello para el mayor provecho espiritual de sus miembros y el mayor beneficio de los destinatarios de sus actividades.

En tal sentido, constituye un marco de voluntades de las que Hermandad y Congregación dejan pública constancia, y un compromiso de ayuda mutua para trabajar juntos en la construcción del Reino de Dios desde sus respectivos ámbitos de competencias y actuación.

Antecedentes y justificación

Las relaciones entre la Congregación de Religiosas Terciarias Franciscanas del Tránsito y Asunción de Nuestra Señora y la Hermandad del Sol se remontan al mismo momento en que, mediando los noventa del pasado siglo, la entonces agrupación parroquial decide asumir como titular Cristífero en su primer proyecto de Reglas Penitenciales, la advocación del Santo Cristo Varón de Dolores, recuperando para la Sevilla Cofrade una advocación histórica vigente en nuestra ciudad desde tiempos inmemoriales, y hoy entrañablemente circunscrita al ámbito del Hospital del Pozo Santo, pese a que antaño constituyó una de las grandes devociones de nuestra ciudad. Esa decisión provocó el lógico acercamiento a tan hermosa Imagen de Nuestro Señor que da título al Hospital fundado en 1667 por las beatas terciarias franciscanas Marta de Jesús y Beatriz de la Concepción con el piadoso instituto, mantenido casi intacto hasta nuestros días, con el fin de socorrer a pobres mujeres desamparadas, impedidas o incurables, asistiéndolas en su enfermedad y ayudándolas a bien morir, así como a la Congregación Franciscana que primorosamente venía cuidando de su veneración a la par que su ingente obra social por los ancianos.

Ese acercamiento devino, no sólo en tomar esta imagen como referente del que en un futuro sería el Varón de Dolores de la Divina Misericordia de la Hermandad, sino en sembrar un incipiente fervor hacia su Bendita Madre, Ntra. Sra. del Tránsito, plasmada en la efectiva colaboración en la conmemoración del CCL aniversario de su entronización en la Iglesia del Cristo Varón de Dolores, y en la asistencia corporativa a su novena año tras año. Esta Bendita Advocación constituye, igualmente, un tesoro espiritual de la devoción sevillana, presente desde mediados del s. XVIII cuando se entroniza por la Madre Mayor Josefa Alejandra de la Presentación la bella imagen del último tercio del s. XVII.

En devocional correspondencia, la presencia de las Hermanas del Pozo Santo se ha hecho habitual y muy apreciada en los actos de culto y en la estación de penitencia de la Hermandad del Sol generando vínculos de permanente y fraternal afecto entre ambas instituciones

Este flujo de devociones compartidas y colaboración sostenida, articulado ya en acciones concretas en la preparación y desarrollo de estos cultos, quedaría limitada a aspectos formales si no sustentaran, en la misma o mayor medida, una efectiva vocación de cooperación en la más ardua tarea de la Congregación del Pozo Santo: la asistencia a nuestros mayores como ejercicio de la caridad, como expresión del Amor de Dios manifestada a través del amor al prójimo que, desde su debilidad, más lo necesita.

En tal sentido, siendo una prioridad de la Hermandad del Sol su Obra Social, y hallando en el Hospital del Pozo Santo -y sin menoscabo de su atención a las necesidades emergentes inmediatas en su feligresía propia de San Diego de Alcalá- un espacio especialmente necesitado de atención y asistencia, resultan manifiestos los provechos que de una efectiva colaboración en ese terreno pueden derivarse para los beneficiarios últimos de tan cristiana labor. Hay que considerar, en una sociedad envejecida como la nuestra, en la que la merma de la natalidad se acompaña de una mejora de la esperanza de vida fruto de los avances de la medicina, que nuestros ancianos, tan numerosos como lamentablemente invisibles, deben ser objeto de nuestra permanente preocupación y atención, tanto en sus necesidades materiales como en las espirituales, tantas veces descuidadas. Y a ello considera la Hermandad del Sol que debe dedicar preferentemente sus esfuerzos, siguiendo el ejemplo de vida cristiana prestado por la querida Congregación de Religiosas Terciarias Franciscanas del Tránsito y Asunción de Nuestra Señora.

Si a ello unimos la advocación franciscana que titula la sede canónica de la Hermandad del Sol, personificada en la Santidad del Hermano Diego de Alcalá, que debe inspirar e imbuir a esta corporación del espíritu de la Regla de San Francisco de Asís, y la aportación que en ese sentido debe suponer la colaboración con las Religiosas Terciarias Franciscanas, convendremos en la idoneidad de este marco de fraternal cooperación en la construcción del Reino de Dios.

Desarrollo de la cooperación

De conformidad con lo argumentado, la acción cooperativa se desarrollará preferentemente en dos vertientes, sin perjuicios de otros aspectos que consecuentemente a las relaciones existentes pudieran propiciarse, que serán la Caridad y el Culto.

Caridad

Siendo objeto de principal atención de este marco de cooperación la asistencia en materia de acción social y por las razones ya argumentadas, la Hermandad del Sol asumirá el Hospital del Pozo Santo como objeto preferente de su labor en materia de Caridad, procurando los recursos materiales y humanos que, dentro de sus capacidades, sean demandados por la Congregación.

En tal sentido, se procurarán acciones conjuntas concretas orientadas a la captación de recursos económicos y materiales necesarios para el sostenimiento y crecimiento de la Residencia de Ancianos. Así mismo se dispondrá de cuantos recursos humanos con los que la Hermandad pudiera contar para el asesoramiento y la asistencia técnica y profesional a la Congregación, complementando la labor del personal laboral propio del centro. Y todo ello sin menoscabo de cuantas acciones pudieran emprenderse para la atención personal, humana y sensible a las personas ancianas atendidas por la Comunidad.

En todo caso, se procurará que la proyección pública de la Hermandad se vincule a la Obra Social del Pozo Santo, al objeto de hacerla aún más presente en el ámbito cofrade de Sevilla y su entorno, promoviendo la mayor atención hacia la misma.

Cultos

Constituirá un objetivo prioritario fomentar y facilitar la participación de miembros de ambas instituciones en los actos de culto público, interno o externo, realizados para mayor honra y gloria de Dios Nuestro Señor, la Stma. Virgen María y los Beatos y Santos de nuestra Iglesia Católica. En tal sentido, y considerando que la Obra Social de las Hermanas de la Congregación constituye objeto de su principal atención, la Hermandad del Sol no escatimará en aportar los recursos humanos y materiales que, dentro de sus capacidades, pueda dedicar a la preparación de los mismos, asumiendo las tareas que la Congregación les demande con la alegría y gozo de contribuir a preservar tan entrañables e históricos actos de devoción al modo y manera de nuestra religiosidad popular y en el marco de las normas litúrgicas vigentes.

Es preciso señalar que tales cultos recibirán de la Hermandad del Sol la atención y esmero merecidos por su naturaleza y su gran arraigo histórico, popular y espiritual, al contar desde mediados del siglo XVIII con múltiples privilegios pontificios y diocesanos.

En tal sentido, y además de los actos de Cultos de Reglas de la Hermandad y de la tradicional Novena a Ntra. Sra. del Tránsito, se promoverán actos de solemne culto público interno y externo del Stmo. Cristo Varón de Dolores del Pozo Santo y de Ntra. Sra. del Tránsito, los cuáles se definirán por la Congregación de Religiosas Terciarias Franciscanas, para mayor devoción y difusión de estas piadosas advocaciones en Sevilla y de las virtudes y dogmas vinculados a las mismas.

Asimismo, la Hermandad del Sol asumirá advocación de Ntra. Sra. del Tránsito como devoción propia, promoviendo las medidas tendentes a la incorporación a sus Reglas de la misma, y tomando como faro y referente de ésta la Bendita Imagen entronizada como tal en el Convento del Pozo Santo titular de la Congregación de Religiosas Terciarias Franciscanas, en tanto dicha Congregación no disponga en contrario.

Formalización de la Confraternización

Al objeto de que esta manifestación de voluntades de lugar a una vinculación formal permanente entre ambas entidades, se efectuarán los estudios necesarios para, de conformidad con la Reglas o Estatutos de las mismas, con el Derecho Canónico y con las disposiciones de la Orden Franciscana y del Arzobispado de Sevilla, proceder al otorgamiento de carta de hermanamiento entre las mismas, articulando los fines previstos en este documento en la medida en que fuera de mutuo acuerdo, de conformidad con los ordenamientos respectivos y para mayor beneficio espiritual de los miembros de ambas, de las respectivas feligresías y de la Diócesis de Sevilla.

Y para que así conste se manifiesta y proclama públicamente por ambas instituciones, encomendándose al Espíritu Santo y a sus devociones a Ntro. Señor Jesucristo y a la Stma. Virgen María en sus advocaciones de Tránsito y Sol, en la Parroquia de San Diego de Alcalá y en el Convento del Stmo. Cristo Varón de Dolores de la Congregación de Religiosas Terciarias Franciscanas del Tránsito y Asunción de Nuestra Señora, a 8 de Diciembre del año del Señor de 2009, fiesta de la Inmaculada Concepción de la Virgen María.

Fuente: lapasion.org

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.