Jesús Muros pregonó a la Virgen de la Estrella, exaltando su pasión mariana y el compromiso social de las hermandades

Recuerdos fundacionales de la cofradía, la llegada de la Virgen de la Estrella a San Miguel Bajo, camino de su salida en el Colegio Cristo Rey, la gente que la creó y la hizo posible y muchos más instantes guardados en la memoria de Jesús Muros, hermano mayor de la cofradía de la Aurora Coronada, fueron parte del pregón a la hermandad de la Estrella que ayer le ofreció en el salón de actos del Colegio “Ave María-Cristo Rey”, cedido para este acto. Fue, además, el retorno a un escenario que sirvió en los primeros años para la edición del pregón de la Semana Santa del Albaicín, cuando a comienzos de los años ochenta lo dieron José Martínez Ladrón de Guevara o Curro Albaicín, entre otros. Es un pregón del que se viene hablando que podría volver a convocarse por las hermandades de este barrio, incluidas las de la parroquia de San Pedro y San Pablo, San José, San Gil y Santa Ana y el Sacromonte. Y eso mismo quizo mostrar ya el hermano mayor de la Aurora pues nombró en el texto del pregón a las cofradías de la Esperanza, Santo Sepulcro, Dolores, Silencio, Maravillas, Sacromonte, Víacrucis, Concepción, Aurora, Consuelo y Estrella. Un adelanto, tal vez, del futuro pregón del Albaicín, unificando todos los demás, si el resto de cofradías lo desean.

El pregón de Muros Ortega fue comprometido con las necesidades actuales de la sociedad, con la religiosidad popular albaicinera, con la historia y con el presente que mueve a las hermandades. “Lo vemos herido y escarnecido en nuestras iglesias y en nuestros pasos de Semana Santa, pero olvidamos que a diario lo vemos paseado entre nosotros. En el dolor diario de nuestros semejantes, en la vida diaria de nuestros vecinos y conciudadanos. Gracias a Dios las cofradías tomamos conciencia de las necesidades de todos”, dijo el pregonero. Manifestó sus convicciones religiosas de manera valiente y contundente, su amor por el Albaicín, sin abandonar el acompañamiento a la cofradía en su salida de penitencia, describiendo los rincones de “estas tierras milenarias del Albaicín” que dan cobijo al paso de la hermandad. El pregón fue también un canto a la veneración a María Santísima en su advocación de la Estrella y su amor mariano nacido al amparo de la Virgen de la Aurora.

Jesús Muros fue presentado por el ecónomo de la cofradía de la Estrella, Manuel Ruiz Mata, y a la terminación del mismo, que resultó muy aplaudido, la agrupación musical “María Santísima de la Estrella” ofreció un concierto de marchas procesionales, en el que volvió a dar muestra de su extraordinaria calidad musical. En el mismo, la agrupación recibió la medalla de la Coronación de María Santísima de la Aurora.

Fuente: Granadacofrade

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.