La agrupación parroquial de la Sed podría no salir esta Semana Santa

La agrupación parroquial de la Sed está en un callejón aparentemente sin salida, que les obliga a plantearse la posibilidad de no poder realizar su salida procesional el próximo sábado de pasión. Como es conocido, la parroquia que dirige Enrique Soler sigue sin edificarse, con los problemas que ello origina a la vida diaria de una feligresía que vive cada domingo en el patio de Upace sus eucaristías parroquiales. Esos problemas los asume la propia agrupación parroquial de la Sed, auténtico bastión de una parroquia que ve cómo lentamente se van asentando en el barrio los cimientos de un imaginario templo que permita una tranquilidad mayor a la hora de preparar sus cultos.

«Tenemos en nuestro poder varios informes técnicos, y todos, sin excepción, desaconsejan la instalación de una carpa para realizar nuestra salida procesional. De hecho, el pasado año ya tuvimos muchos problemas por el fuerte viento que sufrimos en Jerez, y técnicos municipales ya nos plantearon los problemas técnicos para montar una carpa de semejante altura». Estas palabras de Ismael Alba, presidente de la agrupación parroquial, resumen el principal problema que está encontrando la agrupación parroquial para poder realizar su salida procesional. Las dimensiones del imponente crucificado, así como de su paso, obligan a montar una carpa de siete metros de altura, y ningún técnico lo aconseja. Es más, la corporación maneja varios informes de técnicos colegiados, y todos coinciden en la misma apreciación.

La postura del obispado

Esta semana ha tenido lugar una reunión en el obispado del delegado diocesano de hermandades y cofradías, Joaquín Perea Montilla, con los representantes de la agrupación parroquial de la Sed. Los cofrades de la zona sur le han expuesto los problemas que le plantea la instalación de la carpa, y las soluciones que han conseguido hasta ahora, pero han recibido «una negativa por respuesta. Viendo la imposibilidad de salir de la carpa, como hasta ahora lo habíamos hecho, le planteamos la posibilidad al obispado de comprar una nave en la misma zona, para que la agrupación la adaptara y la convirtiera en sede provisional de la parroquia». Según Alba, la idea era que una vez que la parroquia se construyera, esta nave quedara como casa de hermandad de la corporación, pero desde el obispado les han instado a encontrar un templo en su misma collación parroquial para realizar la salida procesional. «Esta solución que nos plantea el delegado no es posible, puesto que ya hemos mirado en todos los templos de nuestra zona, y no encontramos ninguno que se adaptara a las necesidades de nuestra corporación. Nuestro paso no sale de cualquier iglesia por las dimensiones del crucificado, y es por eso por lo que solicitamos salir de San Miguel, ya que la hermandad del Santo Crucifijo nos apadrinó y la iglesia es lo suficientemente amplia, así como su puerta».

Para el delegado diocesano, Joaquín Perea, la normativa diocesana es clara. «La corporación debe salir de su parroquia, y en caso de no poder hacerlo, debe buscar un templo de su collación, de la propia feligresía, para realizar su salida procesional. Eso es lo que le hemos comunicado a la agrupación». Esta postura ha sido entendida por la corporación que preside Ismael Alba, que pese a los informes técnicos que posee sigue buscando una empresa que les asegure el correcto funcionamiento de una instalación que les permita realizar su salida procesional, aunque también sopesan la posibilidad de no salir a la calle debido a las limitaciones técnicas que han encontrado hasta la fecha, y que son de difícil solución. Problemas serios, por tanto, para una agrupación afianzada en la zona sur de la ciudad.

Fuente: Cofrademania.com

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.