La catedral de Jaén en el cupón de la ONCE

El próximo DIA 11 de julio del presente año, la ONCE, dedica su cupón de domingo a la catedral de Jaén. Una joya cultural y religiosa, que este año cumple 350 años desde su consagración en octubre del 1660 .

Nuestra catedral relicario del santo Rostro ha tenido diferentes utilidades además de ser un templo religioso y cultural, durante la guerra civil sirvió como cárcel.

Pero es curioso, todos tenemos un concepto visual de la catedral y desconocemos como una persona ciega puede disfrutar de tan maravilloso monumento. Eliminemos el sentido de la vista y centrémonos en el resto de los sentidos para ver nuestra catedral:

Nuestro oído, entramos en la catedral y escuchamos diferentes ruidos que nos interiorizan hacia la espiritualidad del monumento, se escuchan as campanadas del reloj acorde con el eco de tan inmenso morumento, escuchamos las campanas de la torre llamando a los fieles a misa, escuchamos el impresionante órgano tocado por el canónigo e incitando a la meditación y reflexión personal y siempre escuchamos el silencio atronador que desde las piedras y cimientos nos absorben hacia su interior.

El olfato, dentro de nuestra catedral se distinguen diferentes olores relacionados con el culto que se procesa. El mas conocido por todos es el olor a incienso, mezclado con el olor a cirio, ellos nos vienen impregnados por fragancias de diferentes flores que adornan al Santísimo y las diferentes capillas laterales al altar mayor de nuestra catedral

El gusto, no podemos saborear físicamente todo lo que abarca la catedral, pero podemos en muchas ocasiones masticar esos olores anteriormente descritos.

El tacto, percibir la rugosidad de la piedra en nuestras manos, tocar el frió hierro de las rejas de las capillas, saborear por el tacto los relieves de la sillería del coro, tocar el frió mármol de la pila bautismal, notar la rugosidad de la madera, percibir bajo nuestros pies el frió suelo de la catedral… Todo ello nos hace percibir dentro de nuestro ser la inmensidad que nuestra catedral tiene y conjuntamente con los otros sentidos nos acerca a una realidad monumental mas profunda que la percibida por la vista.

Este cupón de la ONCE nos hace pensar mucho mas que en la realidad visual de las cosas y nos hace recapacitar en la realidad espiritual del concepto material.

Fuente: revistaecclesia.com

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.