La Cruz floreció en Alhaurín el Grande

Esplendor musical, lujo de túnicas bordadas e interminables lluvias de flores. El calendario ritual del pueblo de Alhaurín el Grande volvió a comenzar su ciclo de fiestas con la llegada un año más del Día de la Cruz, evento con el que la hermandad de la Santa Vera+Cruz, Los Verdes, homenajea al Señor del Convento, su sagrado titular, obra de Castillo Lastrucci, que tiene en los días 1, 2 y 3 de mayo, su salida a las calles.

Los actos externos con la imagen dieron comienzo el jueves 1, con el traslado del Cristo de la Vera+Cruz a su trono, previa procesión a hombros a cargo de los gastadores de la banda de La Pepa hasta la plaza Alta. El romero comenzó a alfombrar las calles por donde pisaría el Crucificado, como ocurriría en los dos siguientes días.

El viernes 2 de mayo se celebró la bajada del Señor desde su sede, la Ermita del Convento, hasta la parroquia de la Encarnación, situada en la plaza Baja. En su trono de procesión, y bien pasadas las diez de la noche, echó a andar la extensa comitiva, que contó con el acompañamiento de las bandas de cornetas y tambores de la Esperanza y de Jesús Cautivo, ambas de la capital malagueña. Amén de las dos propias bandas de la hermandad: la de La Pepa y la de la Santa Vera+Cruz, formada por ex componentes de aquella.

En la mañana del sábado 3, a las 11.30 horas, tuvo lugar el acto central del Día de la Cruz: una función solemne con motivo de la fiesta de la Invención de la Cruz, con la imagen del Señor del Convento ya en la parroquia del pueblo.

El retorno, en procesión gloriosa, tuvo lugar a partir de las diez y media de la noche. Participaron cuatro bandas, además de las propias de la cofradía: la agrupación musical Jesús Despojado, de Jaén; la banda de la Brigada Paracaidista; la banda de cornetas y tambores de la Vera+Cruz de Almogía, y la agrupación musical de la Vera+Cruz de Campillos.

El recorrido de vuelta contó con las tradicionales lluvias de flores, ofrendadas por los vecinos, que fueron especialmente intensas en la calle San Sebastián, al poco de comenzar el recorrido. Pasadas las 2.30 de la madrugada, el Señor del Convento hacía entrada en su ermita tras una vista de fuegos artificiales.

Fuente: elcabildo.org

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.