Los granadinos acompañaron a su copatrona, la Virgen del Rosario, en su salida del 12 de octubre

Un extraordinario ambiente rodeó a la Virgen del Rosario en su salida procesional de ayer. Fueron cientos los granadinos que se apostaron en cualquier lugar del recorrido de la procesión que se llenó practicamente para contemplar a la Copatrona granadina, que salió a las seis y veinte de la tarde y que regresó a las nueve en punto de la noche. Un largo cortejo integrado por hermandades, cofradías, autoridades eclesiásticas, militares y municipales dieron forma a la procesión presidida por la venerada imagen de la Virgen del Rosario y en la que participó el prelado granadino, Francisco Javier Martínez Fernández. En contadas ocasiones el arzobispo ha participado en la procesión que ayer sirvió para un nuevo contacto con familias, religiosas y niños que solicitaron su bendición.

En la comitiva, que se abría con la banda de cornetas y tambores de Jesús de las Tres Caídas, de la hermandad de penitencia del Rosario, participaban hermandades de gloria no solo de la capital sino de la provincia, como la del Carmen y San Rogelio, de Illora, la de la Virgen del Espino, de Chauchina, o la de San Miguel Arcángel, de Armilla. Estaban también las del Sagrado Corazón, Santa Rita y la de la Virgen de los Ángeles, de las Vistillas. Del Zaidín se incorporó la hermandad del Cristo del Trabajo, del Sacromonte, la del Cristo del Consuelo, de la Alhambra, la de Santa María de la Alhambra y del Albaicín, la de la Aurora. Junto a éstas, estaban también la de Jesús Nazareno y la cofradía de las Maravillas, precediendo a las del Realejo de la Oración en el Huerto y la del Cristo de los Favores, así como las vinculadas al templo dominico de la Santa Cena, Señor de la Humildad y Rosario. La hermandad patronal de Nuestra Señora de las Angustias precedía a la Archicofradía del Rosario al estar hermanadas ambas corporaciones. Al frente de la de las Angustias iba la decana de las hermanas cofrades, Carmen Muñoz.

Las andas procesionales iban adornadas con rosas y nardos blancos, mandadas por su capataz, Alberto Ortega, y tras ellas, la representación de los mayordomos de este año. El Ayuntamiento iba representado por los tenientes de alcalde Juan García Montero, Fernando Egea y las ediles Rocío Díaz y Raquel Ruz. Junto a ello, no faltó la representación de la Asociación de Vecinos del Realejo que ha celebrado estos días sus fiestas en honor de la Virgen del Rosario.
Los dominicos y colegiales del Mayor Santa Cruz la Real, así como el superior de la comunidad en Granada, Antonio Praena, y el párroco Álvaro Rodado iban tras la Virgen y muy cerca de Ella, el arzobispo monseñor Francisco Javier Martínez, bendiciendo a las familias, religiosas y niños que solicitaban su proximidad. No faltó tampoco representación del Madoc y del Ala 78 de la Base Aérea de Armilla con su coronel jefe, Julián Roldán.
Una de las principales novedades de este año fue la vestimenta de la Virgen que se presentaba con su tradicional vestido de plata, restaurado el pasado año por el Instituto Andaluz del Patrimonio, con pecherín bordado, algo poco usual en la imagen. También la música era novedosa pues marchaba tras las andas la banda “Virgen de la Cabeza”, de Churriana de la Vega, pues a solicitud de la Archicofradía la preferían a la municipal, que tradicionalmente acompañó siempre a la Virgen del Rosario.

En la sección “Multimedia” encontará un video de la salida.

Fuente: Granadacofrade

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.