Los portadores fijaron las fechas de sus ensayos

Con el rezo de una oración comenzaba la reunión que los portadores de la hermandad de la Columna mantuvieron en la tarde del pasado sábado, día 26 de noviembre. Tras ese rezo, el hermano mayor, Antonio Rivero, daba la bienvenida a los asistentes y les informaba de la inauguración del Belén que la cofradía ha montado en su casa de hermandad, el cual será inaugurado el próximo día 6 de diciembre. Igualmente los invitaba a colaborar, con sus donativos, en la Campaña de Navidad a la que hermandad se suma anualmente, secundando esta loable iniciativa de la Unión de Cofradías de Semana Santa. Seguidamente presentó a Pilar Marín como nueva vocal de portadores, que pasa a sustituir a Nicolás Cobo, el cual ha dejado el cargo por motivos de trabajo, según indicó Rivero.

Tomaba, a continuación, la palabra Pilar Marín quien agradecía a la directiva la confianza depositada en ella para desempeñar un puesto en el que piensa trabajar con ilusión y con enormes ganas. Marín fue dejando entrever cuáles serían sus líneas de actuación de cara a la próxima Semana Santa, para lo que pidió la colaboración y el máximo compromiso a los miembros del colectivo de portadores. En la reunión también intervino el capataz, Miguel Ángel Lorente, para dejar claro que la hermandad estaba abierta y deseosa de recibir cualquier iniciativa, procedente del colectivo, para ponerla en marcha a fin de fomentar el hermanamiento entre los portadores y la máxima eficacia durante su participación en la procesión.

Tras estas intervenciones, que fueron breves, comenzó un fluido intercambio de opiniones y sugerencias, todas ellas enfocados a mejorar y a hacer más llevadero el trabajo que se desarrolla, bajo el trono de nuestro Señor en la Columna, en la tarde del Jueves Santo.

Dos puntos destacaron, fundamentalmente, a lo largo de las múltiples intervenciones: uno fue el debate entablado en torno a los ensayos y el otro el relacionado con la preocupación que existe en un grupo de personas que, aunque ya consolidado, no termina de aumentar su número de miembros en la cuantía que se desea.

En lo referente al primer punto, se acordó realizar tres ensayos. El primero será el día 21 de enero, el segundo el 18 de febrero y el último, que coincidirá con el traslado del trono a la iglesia de San Isidoro, tendrá lugar el día 24 de marzo. Alguna de estas fechas podría variar en función de los compromisos musicales de la B.C.T. de Nuestro Señor en la Columna, junto a la que este año pretenden realizar los tres ensayos. El principal motivo para desechar la “música enlatada” durante dichos ensayos, es que la banda va a estrenar marchas y la hermandad ha considerado que deben ser escuchadas en vivo, a la vez que se fomentan los lazos entre dos colectivos (el de portadores y el de banda) que realizan un trabajo en estrecha colaboración. Las nuevas marchas pretenden dotar de mayor variedad al recorrido procesional, a la vez que colaborar, con su aire y su cadencia, a hacer más llevadero el paso y el peso de portadores y portadoras. Esta nueva circunstancia hace que, por primera vez, este año se haya considerado como imprescindible el hecho de haber asistido, como mínimo, a uno de los ensayos para poder portar a Nuestro Señor en la Columna el próximo Jueves Santo.

Para solucionar lo planteado en el segundo punto, que se refería al escaso incremento en el número de portadores que se produce anualmente, se analizaron diversos aspectos e incluso se llegó a realizar una autocrítica al afirmarse que tal vez el propio colectivo fuese el responsable de no haber sabido transmitir al resto de los cofrades el inmenso honor que supone portar sobre los hombros al Cristo de Palma. Hubo incluso quien afirmó que se tiene la idea errónea de que el de los portadores es un grupo de élite de la hermandad, que está cerrado y que resulta de difícil acceso. Para tratar de cambiar esta creencia se estudiaron diversas iniciativas, dirigidas principalmente a los jóvenes de la hermandad, a quienes se invitará a dar un paso al frente para engrosar las filas de aquellos que portan a Jesús en su flagelación.

Con vistas a estrechar lazos entre distintos colectivos de la hermandad, e incluso entre los propios portadores, se acordó la realización de una serie de actos de convivencia, algunos todavía por perfilar, entre los que destaca el que tendrá lugar al finalizar el primero de los ensayos, junto a los miembros de la banda de acompañamiento.

Al terminar la reunión, la vocalía de portadores transmitió sus deseos de una feliz Navidad y un año nuevo muy próspero a todos los miembros del colectivo, el cual posiblemente no vuelva ya a reunirse hasta pasadas esas fechas tan significativas para los católicos.

Fuente: cruzdeguia

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.