Los seminaristas volverán a acudir al Septenario del Monte Calvario

2011_04_04_seminaristas

Los trece jóvenes que actualmente cursan estudios en el Seminario Diocesano de Málaga, de San Sebastián y Santo Tomás, recuperarán la tradición de visitar la Ermita del Monte Calvario con motivo del Septenario a Santa María del Monte Calvario. Lo harán encabezados por su Rector, Rvdo. Francisco González Gómez, y su Vicerrector, Rvdo. Francisco Javier Guerrero García, que concelebrarán la Eucaristía.

Los seminaristas acudieron a la eucaristía correspondiente al sexto viernes de Septenario, 1 de abril. Sobre las 17:15 comenzó el rezo del Santo Rosario. A las 17:30 empezó la función religiosa, con el siguiente orden de cultos: exposición, bendición y reserva de Su Divina Majestad, ejercicio del Septenario, Santa Misa con homilía y Salve a la Santísima Virgen. Juan Carlos Millán, alumno del Seminario, estuvo a cargo del acompañamiento musical con el órgano, tal y como viene haciendo durante todos los viernes del Septenario de este año.

El Seminario Diocesano y su relación con la Ermita del Monte Calvario

El venerable obispo don Manuel González construyó el actual edificio del Seminario en la década de los años veinte. Desde su inauguración, dada su proximidad a la ubicación de la Ermita del Monte Calvario, introdujo la laudable costumbre de que todos los seminaristas, el Viernes de Dolores, tuvieran la misa de Comunidad en dicha Capilla. Tras el lapso de la Guerra Civil, la costumbre se recuperó en el 1940, en una Solemne Eucaristía presidida por el Rector del Seminario a la sazón, Rvdo. D. José Luna Barranco. En palabras de D. Manuel Gámez, nuestro Director Espiritual y capellán de la ermita, entonces seminarista, “la imagen que presentaba la capilla ese año era desoladora: el camarín del retablo, sin imagen. La urna del Cristo Yacente, vacía… las paredes de la Capilla, ahumadas, testimoniaban dramáticamente los estigmas del fuego iconoclasta.”

Al año siguiente, 1941, los seminaristas volvieron a acudir a la ermita el Viernes de Dolores. Aquel año se llevaron la sorpresa de que la capilla era presidida por una imagen de la Virgen. El Rvdo. D. Pablo González Domínguez, a la sazón párroco de la Victoria, a cuya jurisdicción parroquial pertenece el Calvario, había adquirido tal imagen, sufragada por los feligreses victorianos. Por sugerencia del Rvdo. D. Prudencio Jiménez, entonces seminarista, la imagen se habría de conocer como Santa María del Monte Calvario.

En el curso 1943-44, el Rvdo. D. Francisco Carrillo se incorporó al Claustro de profesores y superiores del Seminario de nuestra Diócesis. D. Francisco, sacerdote de extraordinarias cualidades y emprendedoras iniciativas, con excepcional capacidad de convocatoria y ejemplar celo apostólico, convencido del valor evangélico de las devociones populares, fue el gran impulsor de la devoción a Santa María del Monte Calvario.

En la Cuaresma del año 1944, inició lo que a partir de entonces es ya una práctica tradicional: el Septenario de Viernes en honor de los Siete Dolores de la Santísima Virgen del Calvario.

Durante los años 50, Prudencio Jiménez, entonces Director Espiritual del Seminario, fue también capellán de la ermita, apoyado por Manuel Gámez, entonces director de la Schola Cantorum del Seminario.

En las postrimerías de la década de los años 60, surge una lamentable crisis de vocaciones sacerdotales. Se reduce considerablemente el número de seminaristas. El escaso número de alumnos del Seminario, por disposición episcopal marcha a Granada para estudiar en la Facultad de Teología. El Seminario, que desde su fundación por el obispo D. Manuel González se había responsabilizado del culto de la Ermita del Calvario, quedó cerrado. D. Francisco Carrillo, entonces Vicario General de la Diócesis, encomendó a D. Manuel Gámez la labor de capellán de la ermita, labor que ha ejercido de forma ininterrumpida desde entonces.

La Hermandad del Monte Calvario, desde su reorganización en 1977, ha continuado con la tradición del Septenario Doloroso a Santa María del Monte Calvario. que desde hace 67 años se viene celebrando de forma ininterrumpida en nuestra Ermita victoriana.

Besamano
El viernes 8 de abril, jornada final del Septenario, la Virgen quedará expuesta en devoto besamanos a sus fieles, a los pies del altar, de doce de la mañana a siete de la tarde. Santa María del Monte Calvario estrenará para tal ocasión un manto de terciopelo color ‘guinda’ bordado en oro por el malagueño Antonio M. Moreno, diseño de José Soler.

Fuente: elcabildo.org

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.