Placa de distinción a Don Juan Carrero Rodríguez en la Hermandad de las Penas

El pasado Viernes de Dolores 3 de abril de 2009 la Hermandad de las Penas de San Vicente quiso distinguir,  en un acto íntimo y muy emotivo,  la labor intachable, lúcida, infatigable, incomprendida a veces, prolongada y constante, de alguien que le dedicó su vida a su Hermandad de las Penas, a alguien que puso al servicio de su Hermandad su esfuerzo, su dedicación, su entrega y todos sus conocimientos, y todo ello sin esperar nada a cambio, sin afectación ni boato, y desde la más profunda humildad.  A JUAN CARRERO RODRIGUEZ.

Cuando esta Hermandad reflexiona sobre todo ello, sentimos la profunda sensación del reconocimiento y queremos expresarla con una frase cordial, entrañable y sencilla: Gracias por siempre JUAN.

Al acto asistieron además de su familia, la Junta de Gobierno y los hermanos mayores que fueron de esta Hermandad,  numerosos hermanos que quisieron testimoniar con su presencia este tributo a nuestro siempre recordado hermano Juan Carrero, descubriendo nuestro Hermano Mayor una placa que dice textualmente:

En recuerdo y reconocimiento a nuestro hermano JUAN CARRERO RODRIGUEZ, medalla de oro de esta Hermandad, por su entrega y dedicación. Viernes de Dolores 3 de abril de 2009.

Esta placa de distinción se suma a las que ya figuran en nuestra Sala Capitular en recuerdo de nuestros hermanos Antonio Pantión Pérez y Domingo Bellido Vázquez.

Probablemente la Hermandad de las Penas no se podría hoy por hoy entender sin Juan Carrero. Para reconocer la dimensión exacta de sus contribuciones a esta Hermandad, habría que analizar pormenorizadamente su historia en los últimos 50 años, sin hablar de la contribución que como incansable investigador ha realizado a la Semana Santa de Sevilla.

Un profundo investigador, maestro y diseñador de cualquier ámbito de las Hermandades, profundo conocedor de la Semana Santa de Sevilla, siempre honesto con sus pensamientos y siempre presto a enseñar y mostrar su docta opinión sobre cualquier ámbito de nuestras Cofradías.

Esta Hermandad ha querido  colocar esta placa en su Sala Capitular para mantener el espíritu de JUAN CARRERO siempre presente,  y como distinción y para que sea recordado para la posteridad, reconociendo y premiando su labor y dedicación, para el beneficio de esta Corporación y de la Semana Santa de Sevilla.

De JUAN CARRERO se podrá decir siempre, como en un conmovedor verso, “que su corazón no ha latido en vano”…

Fuente: lapasion.org

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.