Robustiano Gallego recibirá el título de hijo adoptivo

El próximo 6 de diciembre, Día de la Constitución Española, el sacerdote Robustiano Gallego Muñoz recibirá, de manos del Alcalde de Úbeda, el título de Hijo Adoptivo de la ciudad, que viene a reconocer sus desvelos y su trabajo comprometido, de más de treinta años, en pro de dicha ciudad y de los más necesitados, un trabajo que ha ido mucho más allá del compromiso que este cura adquirió al ser nombrado párroco de la iglesia de San Isidoro. El acto de entrega tendrá lugar a las 12’30 horas, en el auditorio del Hospital de Santiago.

En una carta personal, don Robustiano ha mostrado su agradecimiento a todos aquellos que han reclamado para él tan alta distinción, a la vez que ha aprovechado para invitarlos a acompañarlo en un día que le resultará enormemente emotivo.

Todo comenzaba en martes, día 15 de febrero, cuando una comisión del Excmo. Ayuntamiento de Úbeda, a propuesta del Partido Andalucista, aprobaba iniciar los trámites necesarios para nombrar al sacerdote don Robustiano Gallego Muñoz “Hijo Adoptivo de Úbeda”. En principio la propuesta contó con los votos de PP, PA e IU y la abstención del PSOE, aunque posteriormente los socialistas se sumaron a esta iniciativa. El instructor del expediente ha sido el concejal andalucista Francisco Mendieta, quien se ha manifestado muy satisfecho por los numerosísimos apoyos y adhesiones que ha tenido esta causa. Estos han estado cercanos a la cantidad de 3.000, que han sido firmados tanto por particulares como por distintos colectivos de la ciudad. Analizado este expediente, en reunión del Pleno del día 29 de marzo de 2011, se distinguió a don Robustiano con un título que reconoce la labor altruista que ha desarrollado este sacerdote a lo largo de sus 32 años como párroco de San Isidoro.

Robustiano Gallego Muñoz se jubiló “oficialmente” a finales de 2010, aunque sigue impartiendo su magisterio y ejerciendo su ministerio allá donde se le necesita y siempre que son requeridos sus servicios. Hombre sencillo, cercano y de mentalidad abierta, siempre se ha caracterizado por estar comprometido con el enfermo y el desfavorecido. Se trata, igualmente, de una persona que ha sabido llegar al corazón de sus fieles, con un verbo muy claro, sencillo pero que jamás ha dejado de lado los problemas que asedian a la sociedad actual. Trabajador incansable, entregado a todos y siempre disponible, recibirá el título de Hijo Adoptivo en compensación a una dilatada trayectoria dedicada a ayudar a las gentes de nuestra ciudad, no sólo en lo espiritual, sino también en lo material.

Desde Cruz de Guía queremos invitar a todos los cofrades de la ciudad a arropar a don Robustiano en un acto tan importante para él.

Fuente: cruzdeguia

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.