“Santas entrañas”

Llueve dentro de la iglesia de Santiago. Las gotas de agua repiquetean sobre los plásticos que cubren restos de materiales de obra. Todo está oscuro al principio hasta que se hace la luz al llegar a la nave central del templo. Allí, en mitad de aquella inmensidad, donde siempre hubo vida y un ajetreo de obreros dispuestos a rehabilitar este espacio en crisis, sólo quedan el polvo, los andamios, litronas tiradas en un suelo que no existe de tierra blanquecina, marañas de cables. chalecos reflectantes, cascos… Es el abandono. El escenario en blanco y negro de una película de fantasmas de Serie B o donde el perro de los Baskerville se refugia de un astuto Peter Cushing. La única nota de color la ponen las vidrieras. Algunas de ellas alumbran el baldaquino de mármol que preside el altar y que está cubierto por plásticos para evitar que se estropee. Nada ha podido evitar que lo haya vestido el polvo.

Hay que recordar que la iglesia de Santiago lleva cerrada desde abril de 2005, aunque las obras de rehabilitación comenzaron en noviembre de 2006, a pesar de que ya desde 2002 se habían realizado informes por parte de arquitectos de la ciudad que advertían del grave deterioro del templo. Y casi dos años llevan paradas las obras de la primera fase de consolidación estructural y actuaciones de emergencia en el templo, ya que la empresa encargada de ellas, Cimtra (Cimentaciones y Tratamientos S. A.), presentó suspensión de pagos, dijo adiós muy buenas y echó el cierre a tan sólo un mes de concluir. Es la Junta de Andalucía la encargada de adjudicar una nueva empresa, que aún no ha llegado. Sin embargo, la finalización de las obras aparece reflejada en los presupuestos de la Junta para 2012.

Fuente: Cofrademania.com

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.