Zamarrilla no termina las obras de la Ermita pero sacará al Suplicio

La junta rectora de Zamarrilla vuelve a estrellarse contra su último reto. Tras siete años al frente de la Hermandad, el último compromiso adquirido era terminar las obras de la Ermita de Martínez Maldonado antes de Semana Santa. El Sábado de Pasión debía ser el traslado de los titulares. Pero los trabajos no han concluido. Pese a todo, Jesús del Santo Suplicio participará en el traslado del Cristo de los Milagros y de la Virgen de Zamarrilla a la casa hermandad, para posteriormente volver en solitario a la parroquia de la Amargura.

Jesús del Santo Suplicio, obra póstuma de Palma Burgos, nunca había participado en el traslado de los titulares de Zamarrilla hasta el año 2010, que la hermandad lo procesionó por el 25 aniversario de su bendición. Aquello gustó a la rectora que encabeza Juan García Alarcón y desde entonces han repetido. Este año el absurdo será aún mayor por darse la circunstancia de que el Suplicio deberá realizar una procesión de regreso del traslado en el que participa, sin tener que ser trasladado a ninguna parte. Salir por salir al cuadrado.

El cortejo del traslado de Zamarrilla partirá el Sábado de Pasión a las 19.00 horas de la parroquia de la Amargura. Tras realizar una procesión por el barrio de la Trinidad, el Cristo de los Milagros y la Virgen se quedarán en la casa hermandad. Jesús del Santo Suplicio esperará en la puerta a que se forme nuevamente un cortejo que lo lleve de regreso a la parroquia. Irá acompañado de la banda de música. A la Ermita recientemente le retiraron los andamios exteriores, como muestra la fotografía, pero fuentes consultadas por El Cabildo explican que su interior no está terminado.

Proceso electoral

Con el reto de normalizar la situación en Zamarrilla y convocar elecciones, lleva la junta rectora de Juan García Alarcón desde diciembre de 2005. El pasado 26 de febrero, la asamblea extraordinaria convocada para aprobar la modificación de los Estatutos y por fin iniciar el proceso electoral no consiguió sacarlos adelante. Así, al no conseguir la propuesta el respaldo necesario para ser aprobada, será el Obispado quien deba intervenir en la intervención para poner fin a la actual situación.

Felipe Reina dejó la delegación de Hermandades y Cofradías sin resolver el entuerto de Zamarrilla. La ‘patata’ caliente quedó en manos de Francisco Aranda, que relevó a Reina en el cargo al inicio del curso cofrade 2011 y esperaba que la propia Hermandad fuese capaz de convocar las esperadas elecciones. Nada más lejos de la realidad. Mientras, la vida de la corporación zamarrillera de puertas afuera es bastante plana, en una continua decadencia desde la coronación canónica de la Virgen, en octubre de 2003. Así queda de manifiesto cada Jueves Santo con unas filas nazarenas cada vez más menguadas y con decisiones tan poco fundamentadas como incluir en un traslado a una imagen que no tiene que trasladarse a ningún sitio.

Fuente: elcabildo.org

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.