823 costaleros utilizaron los servicios de fisioterapia del Centro de Atención

823 costaleros han recibido asistencia fisioterapéutica durante la Semana Santa en el Centro de Atención que el Colegio de Fisioterapeutas de Andalucía ha puesto en marcha, por décimo año consecutivo, en el Centro Cívico ‘Las Sirenas’.

Cada costalero ha recibido una media de 4 asistencias fisioterapéuticas, entre las que destacan la aplicación de masajes, crioterapia, electroterapia analgésica, ultrasonidos, infrarrojos, estiramientos y vendajes funcionales. La mayor parte de las atenciones estuvieron encaminadas al restablecimiento muscular y a la recuperación de las dolencias más comunes que se provocan bajo los pasos, como contracturas y sobrecargas.

La mayoría de los costaleros que han utilizado el servicio de fisioterapia instalado por el Colegio de Fisioterapeutas de Andalucía han coincidido en la necesidad de la ampliación del centro en los próximos años. De hecho, y aunque en esta ocasión, todas las cofradías hayan podido realizar su estación de penitencia, el número de atenciones ha sido muy similar al de ediciones anteriores, debido a la falta de espacio e incluso de personal para poder tratar a más costaleros.

En este sentido, y desde hace algunos años, los costaleros vienen demandando la vuelta del dispositivo a un espacio más céntrico y amplio como la Sala San Hermenegildo, sede del Centro de Atención en los primeros años de funcionamiento. Igualmente, los costaleros solicitan la presencia de fisioterapeutas durante los ensayos como medida preventiva y para el aprendizaje de estiramientos y posturas ergonómicas.

Por su parte, Miguel Villafaina, presidente del Colegio de Fisioterapeutas de Andalucía, ha valorado muy positivamente la alta demanda que, un año más, ha registrado el dispositivo, y el hecho de que los costaleros sepan apreciar el trabajo de los fisioterapeutas en la prevención y el tratamiento de lesiones.

El trabajo del fisioterapeuta en el costalero se orienta principalmente a la prevención de dolores y posibles lesiones, la mayoría de las veces evitables, y que a menudo se producen por el desconocimiento del costalero de su propio cuerpo, de su preparación física y de la ergonomía que en todo momento debe mantener ante un esfuerzo físico tan importante.

Fuente: lapasion.org

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.