Denuncian la venta de números para hacerse con un abono

La venta de los últimos abonos para hacerse con algunas de las 55 sillas que han quedado sin renovar ha provocado la asistencia e intervención de los Cuerpos de Seguridad. A las 9 de la mañana, 16 agentes de la Policía Nacional y cuatro de la Local han tenido que vigilar las protestas de las personas que formaban la cola para hacerse con un número que da pie a la venta de los abonos. Sus quejas están motivadas por la presencia de personas que llegan únicamente para vender el número con el que adquirir el abono. Son los llamados reventas, otros personajes de nuestra Semana Santa. Tantos problemas están originando la entrega de los números, algo que no es nuevo, que algunos decidieron comunicar de lo sucedido a los agentes que levantaron actas de denuncias. Según ha podido comprobar El Cabildo, hasta dos denuncias se han tramitado. Una de ellas ha sido levantada por la Policía Local mediante acta de denuncia por “no facilitar la hoja de reclamaciones la Agrupación de Cofradías a los afectados”. La otra tiene el sello de la Junta de Andalucía y recoge varias quejas.

Óscar Alcántara tiene el número 1 de la lista de las personas que han ido llegando desde el domingo. Su padre, Antonio Alcántara, fue el primero que estuvo en el enclave urbano, que llegó a las 15:00 del domingo. Tanto su hijo, como su sobrino y un amigo de éste han ido haciendo los turnos. Se queja de la presencia de algunas personas que pasan por completo de adquirir las sillas pero no del número ya que los venden al mejor postor. “En la lista que hemos hecho soy el primero pero contando a las personas que dicen que están desde antes del domingo, soy el tres. Algunos son indigentes que viven por aquí y saben que pueden conseguir dinero vendiendo el número. Hasta dicen que llevan aquí desde la semana pasada”, comenta. El joven explica que “este tipo de gente” le da igual las sillas y que “esperan cerrar el acuerdo para vender el número”. El Cabildo ha sido testigo de cómo una mujer acudía a las tres de la tarde para negociar con uno de ellos la venta del número. “Hay algunos que han pedido 300 euros por el número”, puntualiza Alcántara.

Uno de los que guardaban la cola decidió solicitar a la Agrupación el libro de quejas y reclamaciones que, según relatan, fue denegada. Este hecho motivó a los agentes pedirla pero no pudieron hacer nada ya que no abrieron la puerta de sillas y tribunas, según declararon testigos presenciales.

Sin números

A las 9 de la mañana se iba a entregar los números correspondientes para hacerse con un número. Este año, la Agrupación ha puesto a la venta 55 abonos de los 28 son sillas sueltas. Asimismo, el ente agrupacional avisó de que solo se podrá vender cuatro abonos por personas. Tal fue la presión que originaron las personas que guardaban cola, unas 30, que se decidió no entregar los números, algo que han visto con buenos ojos las personas cargadas de paciencia y de sillas de la playa para esperar. A las 18:00 se abría la Agrupación para poner a la venta los abonos sobrantes. Finalmente, a esa hora, la Policía Nacional ordenó la cola con las personas que estaban formadas y se vendieron los abonos.

Fuente: elcabildo.org

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.