El delegado de hermandades pide “silencio” a los hermanos mayores

El delegado episcopal de hermandades y cofradías, Francisco Aranda Otero, ha mandado un escrito a los hermanos mayores de las hermandades tras los sucesos que han ocurrido en las últimas semanas y que han dado lugar a conflictos entre sacerdotes y cofradías. En ese escrito pide silencio a los máximos responsables de las cofradías y expone que, tras consultar con las autoridades competentes del Obispado “les ruego no hagan ningún tipo de declaración, ni por escrito ni a micrófono o pantalla abierta”

Asimismo, Aranda especifica en el comunicado que se han convocado dos reuniones: una para el día 8, martes, a las 18:30, en el obispado “para tratar sobre toda esta problemática”. Las aportaciones se llevarán a otra reunión, más restringida, que se celebrará también en el Obispado, presidida por el obispo, Jesús Catalá, y el vicario general, Alfonso Fernández Casamayor, “con fecha aún por determinar”, pero en este mismo mes de noviembre. Tras la celebración de las reuniones “se harán los comunicados y se anunciarán las tomas de posición que procedan”.

Así, echando la vista atrás, el pasado 16 de octubre, la Archicofradía de Pasión celebró su rosario de la aurora y realizó una estación en la capilla oratorio de la Cofradía de las Penas. Según recogío el periódico Sur, el director espiritual de la corporación del Lunes Santo, Federico Cortés, se negó a oficiar la misa prevista en dicha capilla, al parecer, molesto por la actitud de algunos portadores del trono de la Virgen del Amor Doloroso. Federico Cortés, en declaraciones a SUR, explicó que no se había negado a oficiar la misa sino que decidió cambiar el lugar inicialmente previsto porque en ese momento “no había ambiente para celebrar la eucaristía”.

El segundo conflicto surgió el pasado domingo, 30 de octubre, y tuvo como protagonista a la cofradía de la Pollinica. Según recogió el citado periódico, el rector de la iglesia de San Agustín, el padre Justo Díaz Villarreal, se molestó por la entrega de diplomas que se llevó a cabo en la jornada del sábado 29, justo cuando la hermandad celebraba un triduo en honor a la Virgen del Amparo. Al día siguiente y tras finalizar la misa, los cofrades de la Pollinica fueron a la capilla para con la intención de proceder a realizar el besamanos, hecho que no se pudo desarrollar ante la negativa del párroco.

Fuente: elcabildo.org

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.