El monumento al costalero de Sevilla ya está en la fundición

El monumento al costalero <br />ya está en la fundición

La idea de sus promotores es que pueda inaugurarse la próxima Cuaresma y en el emplazamiento originalmente propuesto al Ayuntamiento de Sevilla, frente al Archivo de Indias. El monumento al costalero de Sevilla se encuentra en un estado «muy avanzado». Tanto es así que las tres esculturas que componen el conjunto –dos costaleros y un capataz, concebidos y modelados a tamaño natural por el artista moronense Manuel Martín Nieto– se encuentran ya en la fundición de Marcelo, de Valencina de la Concepción, para tomar forma en bronce.

El capataz Antonio Santiago es el principal impulsor de este monumento, que fue presentado en público en marzo de 2015 con el apadrinamiento del entonces alcalde, Juan Ignacio Zoido, y del presidente de la Caja Rural del Sur, José Luis García Palacios, entidad que ha sufragado íntegramente su coste. «El monumento está muy avanzado y si Dios quiere esperamos que vea la luz la próxima Cuaresma», detalla Santiago acerca de una iniciativa que inició su tío y también capataz Gonzalo Santiago, alias el Pingüino, y que tras el fallecimiento de éste se propuso culminar.

El pasado mes de diciembre los promotores del monumento mantuvieron un encuentro con los responsables de Fiestas Mayores del nuevo gobierno socialista para entregarles un dossier con todos los detalles de esta iniciativa, en el que se incluía una recreación virtual de las tres esculturas ya terminadas y dispuestas en el emplazamiento concebido para que luzca esta obra, el espacio comprendido entre el inicio de la calle Adolfo Rodríguez Jurado y la Avenida de la Constitución, próximo al edificio Coliseo.

Según señala Antonio Santiago, el monumento cuenta ya con la aprobación de Fiestas Mayores y de la Gerencia de Urbanismo, por lo que «sólo estamos a la espera de que Patrimonio otorgue el visto bueno al emplazamiento propuesto», una zona próxima a la Catedral, asomada a la Avenida de la Constitución, y rodeada de edificios históricos.

Si Patrimonio pusiera alguna pega a la colocación en este emplazamiento, los promotores barajan «varias alternativas», aunque prefieren no desvelarlas hasta que haya un pronunciamiento al respecto. «En Sevilla no existe ningún otro monumento con tres figuras. Se trata, además, de tres esculturas, dos costaleros y un capataz, realizadas a tamaño natural, la menor de las cuales mide 1.78 metros. Estamos hablando de un conjunto escultórico de unas importantes dimensiones que no podemos colocarlo en un emplazamiento pequeño», reflexiona Santiago.

Instalado sobre un monolito de granito, el monumento reproduce una escena «costumbrista» que retrata un «momento íntimo» previo a la salida procesional, el instante en que el capataz, vestido de traje, se dirige a los costaleros para impartirles las últimas instrucciones y a la vez arengarles. Uno de los costaleros se abre la ropa «en un típico gesto de los costaleros para quitar las arruguillas del costal», refiere el autor de la obra, Martín Nieto, mientras el otro costalero que conforma la escena se muestra con los brazos cruzados mientras escucha atentamente las palabras de su capataz

Fuente: elcorreoweb.es

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.