El Zaidín arropó al Cristo del Trabajo en el Víacrucis de las cofradías de Granada

La cofradía del Santísimo Cristo del Trabajo trasladó a su imagen Titular hasta la Catedral con una impecable presentación, con el trabajo de un nutrido grupo de jóvenes que mantuvieron en todo momento el cortejo perfectamente presentado y muy numeroso. Sesenta parejas de hermanos -uno de los más numerosos y participativos de los últimos años- precedían a las andas de traslado que llevaban al Señor de la parroquia del Corpus Christi. Salió a las seis de la tarde ante la amenaza de lluvia y estando en la calle Navarra, incluso algunas gotas aparecieron provocando la apertura de algunos paraguas. Pero solo fue un susto que se repitió muy tímidamente en algún momento del traslado. Pero todo discurrió con normalidad. En el cortejo se presentaba el guión de la cofradía y tras él, los hermanos mayores presentes en la comitiva, cerrándolo la presidencia con el hermano mayor, José Luis Liceras; el presidente de la Real Federación de Cofradías, Antonio Martín, y el pregonero de la Semana Santa del barrio y expresidente Federativo, Gerardo Sabador.

A las órdenes de Rafael Pérez Romero, capataz general de la hermandad, marchaban las andas de traslado con la imagen del Cristo del Trabajo, sobre calvario de clavel rojo e iris en las esquinas, a los pies de cuatro faroles de orfebrería. Siete “igualás” de costaleras se turnaron para portarlo y, a paso ágil, se pusieron en dos horas en la calle Marqués de Gerona, sobrando tiempo para la entrada en la Catedral. Ya en el interior de la Seo granadina le esperaban varios canónigos de la Catedral -Carlos del Castillo, Manuel García y Antonio Muñoz- junto con otros sacerdotes, presididos por el deán-presidente del cabildo, Andrés González Villanueva, por ausencia del prelado de la diócesis. Se rezaron las catorce estaciones del Víacrucis que se podía seguir en un folleto editado por la Federación de Cofradías, reproduciéndose el rezo del mismo que dirigió el Papa Benedicto XVI en la pasada JMJ de Madrid. En un clima de recogimiento y oración se desarrolló el acto piadoso, ayudado por el menor uso de luz eléctrica en la Catedral, consiguiendo un clima más apropiado para la interiorización de los pasajes del Víacrucis.

Al término del acto religioso se procedió a acompañar a la imagen del Cristo del Trabajo hasta su sede canónica siguiendo el mismo recorrido que en la ida al primer templo granadino. Hacia las doce de la noche estaba ya de regreso el cortejo al Corpus Christi.

En la sección “Multimedia” encontará un video del Víacrucis.

Fuente: Granadacofrade

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.