Homenaje a Don Juan López Martín, Archivero de la Catedral Almeriense

El pasado día 27 de julio, a las 20 horas, un nutrido grupo de “Amigos de Don Juan”, Excmo. Sr. Dr. Don Juan López Martín, Canónigo Archivero de la S.y A. Iglesia Catedral de la Encarnación de Almería, Director del Secretariado de HH. y CC, Consiliario de la Agrupación de Cofradía de Almería y de la Cofradía de Los Estudiantes, han promovido la colocación de una placa conmemorativa, en la puerta del que fuera su domicilio en nuestra ciudad (c/ Álvarez de Castro), con motivo del aniversario de su fallecimiento, q.e.p.d.. Don Juan López Martín también estaba en posesión de la Encomienda de la Real Orden de Isabel la Católica, Miembro de la Real Academia de la Historia, Escudo de Oro de la ciudad de Almería e Hijo Predilecto de Roquetas de Mar.

Estuvieron presentes la familia, el Muy Ilustre Don Francisco Escámez Mañas, Archivero diocesano y capitular, Don Nazario Yuste Rosell, Hermano Mayor de la Cofradía de Los Estudiantes, Don José Antonio Sánchez Santander, Presidente de la Agrupación de Cofradías, y otros distinguidos cofrades y amigos que quisieron sumarse con suma gratitud y gozo a este acto emotivo de homenaje y reconocimiento a Don Juan López por su amor a la Iglesia y a nuestras Hermandades y Cofradías.

Fuente: lapasion.org

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Antonio Umbría Sánchez dice:

    Un verano, estando mi esposa y yo de paso por la bella Almería,la providencia quiso que conociéramos a Don Juan López Martín.
    Fué para nosotros un privilegio, un honor y una entrañable experiencia. Sucedió así:
    Después de visitar la preciosa Catedral almeriense, salimos de ella a deambular por las típicas calles aledañas.
    Andábamos por allí, foto va, foto viene, parando aquí, allá y saboreando el ambiente popular y bullicioso.
    Consultábamos un mapa turístico, cuando oímos una amable voz que nos brindaba su ayuda para orientarnos.
    Era Don Juan.
    Su estampa de cura bueno, su sencillez, sus maneras cariñosas y su gracia andaluza nos cautivaron y en un instante estábamos charlando con él como si le conociéramos de toda la vida.
    Conversamos sobre Almería, España, Dios, la Fe, la guerra civil, sobre su gente, su queridísimo pueblo, Roquetas de Mar y otras muchas cosas que a él le dolían y preocupaban.
    La interesante conversación seguía y su carisma personal emergía sin cesar.
    Plantados en la acera, platicábamos y Don Juan no cesaba de saludar a todos sus amigos que pasaban por allí, nos contaba cosas buenas, interesantes y bonitas, mientras los viandantes le saludaban con afecto y respeto.
    Acabada la conversación, nos despedimos y nos fuimos con la feliz convicción de haber conocido a un buen hombre de Dios.
    Todas las navidades le mandábamos una felicitación desde Madrid y él, nos correspondía con otra.
    Un año, no llegó su postal navideña.
    Supimos, por su sobrina, que había fallecido.
    Sabemos, por nuestra fe cristiana, que Don Juan López Martín, hombre de bien y canónigo archivero de la Catedral de Almería, está ahora hablándo con Dios, con su precioso acento andaluz y Dios se ríe con sus ocurrencias de almeriense de pro.
    Le recordamos con cariño y respeto y le tenemos presente en nuestras plegarias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.