Los Costaleros de la Magna de Córdoba tendrán estilo propio

(ABC de Córdoba) Los costaleros que participen en el Via Crucis Magno del próximo 14 de septiembre lucirán unas camisetas negras o blancas, dependiendo de la hermandad, con la parte baja del cartel anunciador del acto impresa en ellas y un sello conmemorativo del Año de la Fe en la manga. El presidente de la Agrupación de Cofradías, Francisco Gómez Sanmiguel, presentó ayer estas prendas que han sido motivo de polémica. Sanmiguel zanjó la cuestión alegando que todos están de acuerdo con su uso «excepto algunos reductos de costaleros, que entienden otro estilo propio», comentaba el presidente de la Agrupación.

La razón de las camisetas, que también servirán de recuerdo para aquellos cofrades que quieran hacerse con una de ellas por cinco o seis euros rememorando el primer Via Crucis Magno en Córdoba, es unificar la vestimenta de los costaleros del acto y sufragar los gastos del evento, junto con la venta de sillas.

Y es que, la propuesta, reflejada en la memoria que entregaron al Ayuntamiento, viene a decir que sólo las 8.000 personas que alquilen una silla podrán seguir las evoluciones de este «macrocortejo» de 18 pasos en el tramo comprendido entre la Cruz del Rastro y la plaza del Triunfo.

A los fieles, turistas y ciudadanos en general que ocupen las bancas del recorrido oficial sólo se les sumarían autoridades, bandas de música, costaleros y personal acreditado. En total, alrededor de 15.000 personas según el cálculo aportado por la propia Agrupación. Sin embargo, son ya más de 100.000 personas, según las últimas previsiones las que pretenden presenciar el evento, único en la historia de Córdoba. La última vez que se intentó algo parecido por la anterior corporación de la Agrupación de Cofradías fue imposible por las obras que estaba ejecutando el Cabildo Catedral en el Patio de los Naranjos.

A pesar de que las camisetas no gusten a todos, otro de los asuntos más polémicos será la limitación del espacio, por lo que están estudiando impedir el paso, excepto residentes, donde estén situadas las sillas.

La razón que da la Agrupación de Cofradías no es otra que la seguridad. «Los servicios de emergencia tienen que tener espacio por si ocurre algo, con posibilidad de entrar y salir del cortejo», apostilla Gómez Sanmiguel. Entiende que hay zonas que podrían convertirse en auténticos «embudos» y que esta medida facilitaría mucho una intervención de los efectivos de Seguridad y Emergencias en el caso de que se produjera un incidente ese día en el entorno de la Catedral.

Otro de los peajes de la organización es el Patio de los Naranjos, donde se pretende que sólo entren las bandas y las cuadrillas de costaleros.

Una organización que ya sabe que para ese fin de semana está ya reservado el 40 por ciento de plazas hoteleras disponibles y que otro tanto va a llegar a medida que se saquen a la venta las sillas hasta el 31 de agosto.

Por otro lado, la Agrupación de Cofradías ha elaborado un vídeo promocional del Via Crucis Magno, de poco más de dos minutos que pretende llegar a ser proyectado en los AVE que pasen por Córdoba, con ayuda del Consorcio de Turismo.

Fuente: elrinconcitocofrade

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.