Los rocieros arcenses regresan tras una Romería en la que destaca la creciente afluencia de hermanos acompañando a su Hermandad

El pasado miércoles 26 de mayo terminó la Romería del Rocío 2010 para la Hermandad de Nuestra Señora del Rocío de Arcos de la Frontera, con su llegada a la Parroquia de San Francisco de Asís del Bendito Simpecado.

Con el rezo de la salve, los cantes de los hermanos que acompañaban a la Virgen chiquita del Simpecado arcense, y con los vivas del Hermano Mayor de la Hermandad, Faustino De la Villa, finalizaba esa celebración de la Pascua de Pentecostés.

Durante nueve intensos días los rocieros arcenses se han ausentado de su pueblo. Así, el pasado martes 18 de mayo la corporación rociera comenzaba su peregrinar hacia la Aldea Almonteña con la misa de Romeros a las 08.00 horas en la Parroquia de San Francisco de Asís, y acompañados por los cantes y bailes de los niños y niñas de la etapa infantil de primaria del colegio La Salle F.M.B. que como viene siendo habitual, acompaña al Simpecado de su pueblo hasta el llano de la feria lugar donde la Hermandad se prepara para partir hacia las arenas del Coto de Doñana.

Cuatro días de camino para llegar a la Aldea, son los que la Hermandad arcense ha estado en este paraje natural de Doñana, en los que se han vivido intensos momentos de oración, convivencia,… desde el embarque en Bajo de Guía, la primera noche en Carbonera, la pernocta en Palacio, y la última noche en Guaperal; el marco incomparable de la carreta del Simpecado a su paso por lugares como el Cerro del Trigo, el Cerro de los Ánsares, la Raya, el Sopetón,…; el toque del Alba cada mañana por el tamborilero de la Hermandad José Manuel Castellanos, la celebración cada mañana de la Eucaristía oficiada por el Reverendo Antonio Jesús Jaén Rojas, el rezo del Ángelus, todo los días, a eso de media mañana, los Rosario de media noche a la luz de las velas de los hermanos, esos peregrinos andando al lado del Simpecado… momento que ya hoy están grabados en la retina de cada uno de los rocieros arcenses que han acompañado a la Hermandad durante este peregrinar.

El viernes 21 de mayo, la Hermandad alrededor de las 15.00 horas abandonó el Parque Natural. A su llegada a la Aldea un gran grupo de rocieros arcenses que por diversos motivos no pudieron hacer el camino se unieron a la comitiva para acompañar al Simpecado hasta su campilla.

Durante la estancia en la Aldea, la Hermandad participó primeramente en la presentación ante la Blanca Paloma el Sábado al anochecer, donde un gran número de rocieros y arcenses acompañaron a la carreta del Simpecado durante dicho acto, y la que también se sumaron la representación de las Hermandades de Penitencia arcense de la Tres Caídas, San Antonio, El Dulce Nombre y la Vera+Cruz.
Ya el domingo de pentecostés, se participó en la Misa Pontifical oficiada por el Obispo de Huelva y a media noche, se asistió al Rezo del Santo Rosario por las calles de la Aldea con el Bendito Simpecado de la Hermandad y con el acompañamiento de los hermanos con velas durante todo el recorrido.

Ese mismo día, a eso de las tres de la madruga aproximadamente tuvo lugar el salto de la reja con la salida procesional María Santísima del Rocío a hombros de sus hijos los almonteños. Momentos inolvidables también los que vivió esta Hermandad cuando la Virgen del Rocío visitó al Simpecado arcense sobre las 08.00 horas de la mañana el Lunes de Pentecostés. El capellán de Camino de la Hermandad, Antonio Jesús Jaén, rezó la salve a la Santísima Virgen a hombros de hermanas de la Hermandad. Unos minutos muy emocionantes para el rociero arcense, que vale la pena vivirlos después de todo un año esperando.

El mismo Lunes de Pentecostés, la Hermandad arcense inició su camino de vuelta, entrando de nuevo en la arenas del Coto de Doñana a las 16.00 horas. Los rocieros iban cansados pero contentos, llenos de ese Espíritu Santo, y reviviendo una y otra vez los momentos vividos durante la Pascua de Pentecostés.

Finalmente, la corporación regresó el miércoles 26 de mayo a su pueblo alrededor de las 20.00 horas. En el llano de la feria, la comitiva se organizó para ir en procesión hasta la Parroquia de San Francisco de Asís. Durante el recorrido la Hermandad estuvo acompañada por los hermanos que hicieron el camino de vuelta, los rocieros y demás arcenses que se sumaron a la entrada, por representantes de las tres Hermandades de Penitencia que conviven durante todo el año en la Parroquia (Hermandad de la Tres Caídas, Hermandad de San Antonio y Hermandad del Dulce Nombre) y por la Banda de Cornetas y Tambores de Nuestro Padre Jesús de las Tres Caídas que abrían paso a la comitiva.

Finalmente, el Simpecado arcense entró en la Parroquia alrededor de las 22.00 horas, con un gran número de personas acompañando a la Hermandad con vivas, sevillanas y oraciones a la Virgen, rostros emocionados, caras de alegría, y contando los días para ver de nuevo a la Hermandad de Arcos rumbo a la Romería de Pentecostés 2011.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.