Meteorología adversa en la tarde del 2 de mayo

La lluvia hizo acto de presencia en este Día de la Cruz a la hora de la entrada de bandas, que no llegó a suspenderse. Por precaución, la procesión de por la noche sí que se aplazó, pese a que ya no lloviera más, a la mañana del 3 de mayo.

A las cinco de la tarde llegaron a la localidad dos bandas, cada uno de un estilo musical y, cada una, de un lugar distinto. Se trataba de la Agrupación Musical Santa Cecilia de Sevilla y de la Banda de Cornetas y Tambores de Nuestro Padre Jesús Cautivo de Málaga.

La lluvia había echo acto de presencia, pero no impidió que se llevara a cabo la visita a las diferentes ermitas de la localidad aunque fuera con algo de retraso sobre el horario previsto, una vez disminuyó su intensidad.

A las nueve de la noche, se reunía la Junta de Gobierno de la Cofradía. Pese a que los pronósticos bajaban el riesgo de precipitación, ésta decidió, por precaución, aplazar la procesión a la mañana siguiente. De cualquier forma, las bandas no quisieron marcharse del pueblo sin tocar algunas marchas al Cristo.

Así pues, tanto “Santa Cecilia” como la “Banda del Cautivo”, además de las dos formaciones musicales de la Cofradía, se dirigieron hasta el Convento para interpretar marchas procesionales ante el Santísimo Cristo de la Vera-Cruz. Centenares de personas que se acercaron a la ermita para acompañarte.

Y más de dos horas de música procesional dedicada a nuestro Sagrado Titular, que se mecía en su trono en el interior de la ermita. Mansamente. El rostro del Señor del Convento transmitía la dulzura que lleva consigo, transmitía paz. La lluvia se había ido para no volver. Sobre la una de la madrugada se cerraban las puertas del Convento. Restaban pocas horas para que amaneciera un nuevo tres de mayo que iba a ser para el recuerdo.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.