“Orgullo” por Manuel Serrano Jiménez

El pasado lunes día 15, Festividad de la Asunción de la Santísima Virgen, tuve la suerte de asistir a la Eucaristía de despedida de los peregrinos a las JMJ presidida por nuestro Obispo, D. José Mazuelos en el Estadio Chapin.

He de decir que me alegré enormemente de haber asistido porque recibí muchas enseñanzas de todos los que estaban allí y porque capté la alegría y el entusiasmo de los jóvenes peregrinos que acudirán a Madrid a ver y a escuchar a su Santidad Benedicto XVI.

También he de decir que me emocioné, si, sentí una gran emoción durante toda la celebración eucarística, entre otras razones, porque cuando dijeron desde dónde venían muchos de los peregrinos que estaban allí, conmigo, compartiendo la Santa Misa, sentí la fuerza del Espíritu Santo, la fuerza de Dios y la fuerza de nuestra FE, si FE con mayúsculas, porque era un enorme y gran ejemplo de fe el que me estaban dando esos jóvenes (y algunos no tan jóvenes) peregrinos que acudían a la llamada del Papa.

Además me sentí orgulloso, muy orgulloso, de ser cristiano, de ser hijo de Dios y de compartir mi fe con mis hermanos, no sólo de otros lugares de nuestra Diócesis sino de otras partes muy lejanas (Argentina, Colombia, Santo Domingo, Rusia, Georgia, Letonia, etc.) del mundo.

Me sentí orgulloso y contento, muy contento, de estar allí, celebrando la Santa Misa en honor de la Santísima Virgen y de que esos hermanos en la fe me transmitiesen la alegría que debemos de sentir los cristianos, así como la alegría de tener la oportunidad de asistir a un encuentro con su Santidad a través de las JMJ, pero también me transmitieron el efecto del orgullo, de sentirme, como he dicho antes, muy orgulloso por tener la suerte de ser cristiano y católico.

También me siento muy orgulloso y contento de que el representante de Cristo en la tierra, S.S. el Papa Benedicto XVI venga a nuestro país, a España, a celebrar estas JMJ 2011 en Madrid y de que asistan más de un millón de personas a estos actos y de que se le esté dando ejemplo a todo el mundo de que, a pesar de las dificultades de que muchos españoles tienen para proclamar y practicar su fe en Cristo, dificultades en muchos casos que ponen los políticos y grupos de intolerantes que se creen con derecho a todo y ningún derecho de los demás, vamos a sentirnos orgullosos de este acontecimiento y de poder compartir nuestra fe.

Esto me hizo pensar en que nosotros, los cristianos, de este rincón de Andalucía, o de nuestra diócesis, que tenemos la suerte de de vivir en un lugar privilegiado, como oí decir a algunos de esos jóvenes, podamos expresar abiertamente nuestra fe, aunque a veces parece que nos cuesta un poco el hacerlo o sentimos vergüenza de decirlo.

Por eso vuelvo a repetir y proclamar públicamente mi orgullo por ser cristiano, por compartir mis sentimientos con otros hermanos en Cristo de no solo de esta diócesis, sino de otras partes del mundo, y animo a todos mis hermanos en creencias que compartan, compartamos, el orgullo y la alegría de sentirnos hijos de Dios, miembros de la Iglesia católica y que lo proclamemos sin avergonzarnos de ello.

Manuel Serrano Jiménez
Hermano Mayor de la Hdad. De Cristo Rey, Ntra. Sra. De la Estrella y San Juan Bta. De La Salle

Fuente: Cofrademania.com

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.